Goodman inicia su trayectoria con la grabación en directo de su primer disco

Javi

L. Castellanos

La trayectoria de Javier Baíllo empieza a ser inabarcable. Se trata de uno de esos músicos siempre abiertos a explorar cualquier ruta que le ofrezca su oficio, al que, desde siempre, se ha entregado con un pasión desacostumbrada. Su biografía es abundante en referencias y son incontables los proyectos a los que ha puesto a su disposición su innegable talento. Sus vinculos con la música negra le vienen desde que era un chaval. Solomones, ese grupo soul que emergió en el León de los noventa, es una muesca más en una trayectoria que le ha permitido estrechar continuos lazos con propuestas jazzísticas, de blues y de funky, colaborar con músicos tan dispares y variados como Dr. Bogarde o Lu Gotti, entre otros, e implicarse en una variedad amplia de empresas creativas, como ese espectáculo, 'The Blues Brothers', donde junto a Javier Arias recrea la esencia y la estética del genial dúo norteamericano.

Llevaba ya Baíllo mucho tiempo rumiando un proyecto como Goodman. Es algo absolutamente personal, nacido de su propia iniciativa, lleno de mucha complicidad y tributo de un mundo íntimo donde la música afroamericana bulle de manera permanente. Se llama Goodman por razones obvias. El parecido del músico leonés con John Goodman, reputado actor estadounidense habitual de las películas de los Coen y sosias de Pedro Picapiedra en el cine, entre otros personajes, es más que razonable. Goodman constituye la manera que tiene Baíllo de rendir tributo a la música negra, en general, y a Stevie Wonder, en particular, a través de una propuesta, cocinada a fuego lento durante años, que suma muchos elementos, principalmente anclados en el soul, el funky y el jazz. Cuando el proyecto acabó madurando, Javier Baíllo decidió que había llegado el momento de que este viviera su primer y trascendental punto de inflexión con la grabación de su primer disco, '#Wondering', consecuencia de muchos esfuerzos que hará acopio de temas propios, versiones de Stevie Wonder y una recreación del clásico ''My Foolist Heart', a los que se sumará una pieza extra, de la que Baíllo no quiere desvelar más datos, y 'Mornin', una canción de Al Jarreau que, a modo de presentación del proyecto, lleva ya meses moviéndose por La Red.

'#Wondering ' se grabará hoy y mañana,en directo, en El Albéitar, en el transcurso de dos sesiones que contarán con la participación de numerosos músicos. Además del registro sonoro, se procederá también a la realización de un vídeo con el que Goodman tendrá cara y facilitará su difusión. Gracias a una campaña de crowdfunding, Baíllo ha recaudado algunos miles de euros para materializar un disco en el que ha puesto toda su alma y que servirá como punto de arranque para Goodman, un grupo de sonido propio con el que va a volcarse para garantizar su continuidad y que va a hacer su propia vida sobre los escenarios.

La grabación de hoy y mañana será abierta. Habrá entradas para cada jornada de 7 euros (la mitad para los miembros de la Comunidad Universitaria) y abonos para los dos días de 10 euros. Baíllo liderará una formación base integrada por los teclistas Julio Aller y Juan Galiardo, el guitarrista Jorge Majo y el baterista y percusionista Pepe López. Para la sesión de hoy se contará con el concurso del baterista Iván 'Taca', los saxos de Rubén Morán y Lu Gotti, la trompeta de Manuel Machado y las voces de Andrea López y Dago Rodríguez. La de mañana disfrutará de la presencia del 'crooner' leonés Javier Arias y Antonio Serrano, sin duda alguna el mejor armónica del mundo de jazz en la actualidad.

Página web de Goodman

http://www.goodman.es/

Vídeo del tema 'Mornin'

https://www.youtube.com/watch?v=zJ5GvVo6iA8

Lugar: El Albéitar. A las 19.45 horas

Días: 5 y 6 de mayo de 2015

Entradas: 7 euros. Abonos para los dos días, 10 euros. La mitad para los miembros de la Comunidad Universitaria

Etiquetas
stats