Gin Family Tonic: “No es un tópico lo de que somos una familia. Es una auténtica realidad”

Foto: Divina Quinina

L. Castellanos

Hace unos meses La Gin Family Tonic vivió un momento terrible: el fallecimiento inesperado de Diego Pérez, su saxofonista. Tan luctuoso suceso precipitó el aplazamiento de uno de los bienes más preciado de este grupo leonés de blues: su concierto de navidad en el Glam. Lo del nombre no es una simple formalidad, sino una auténtica seña de identidad que determina con contundencia la realidad de una banda que vive la música como una familia y cuyos miembros, que no perdonan el ensayo semanal desde hace cinco años, están estrechando lazos y complicidades de una manera permanente. Por eso, lo de la muerte de Diego les dejó asolados y sin habla y abortó la posibilidad de la actuación navideña. Atrás ya tan luctuoso acontecimiento y sólo dominados por el deseo de rendir tributo a su compañero desaparecido, (“siempre desde la alegría”, se asegura desde el mismo grupo), La Gin Family Tonic regresa a los escenarios. Lo hará en el marco del Spring Lion Beer y decidida a dar cuenta de un estilo que se sumerge en el universo del blues contemporáneo a través de temas propios y alguna que otra versión de los clásicos. “La esencia de nuestra música está en el blues”, asegura Quique, artífice del nacimiento de la banda al que el blues le hierve en la sangre y que ha tenido oportunidad de participar en numerosos proyectos y de acompañar al mismísimo BB King. “La música surge del sentimiento”, concluye con seguridad y contundencia. Y esa es la premisa que conduce la acción de un grupo que, a pesar de su lustro de vida, ha espaciado siempre sus actuaciones y estas apenas cubren los dedos de una mano.

El grupo ha vivido algunos cambios para dar mayor carácter a una propuesta que nace de la suma de talentos de sus componentes. Son músicos curtidos en mil y una batallas y que huelen a escenario. Lo llevan en el alma. Se juntan al amparo de la denominación Gin Family Tonic por puro y simple placer, para fortalecer su amistad bajo el abrazo de un blues de raíz contemporánea e ir dando satisfacción y matices a su propio sonido. Han incorporado la armónica de Miguel, “le da otro aroma a la cosa”, y las voces femeninas (las de María José Porto, Ruth Martín y Azucena de la Iglesia) han multiplicado su protagonismo, “nos han hecho ser más elegantes”. La guitarra de Héctor, la batería de Quique y el bajo de Bardal contribuyen también a la caracterización de un estilo que brota precisamente de la necesidad de encontrarse en el local de ensayo y tocar, y tocar, y tocar... “No es un tópico lo de que somos una familia. Es una realidad. Nos encanta reunirnos”, asegura Quique. Y en el local la magia va aflorando gracias a las aportaciones de cada uno de ellos. “Eso le da variedad a la propuesta y la inunda de toda clase de matices”.

Su ambición reside en mantener viva la filosofía que motiva toda la labor de la Gin Family Tonic. “Estamos muy unidos, de verdad”, recalca una de sus cantantes, María José Porto, la Mary Jane que guarda en su voz una paleta amplia de colores y de la que ha disfrutado el público leonés gracias a su participación en empresas musicales de diversa índole. Hay mucho sentimiento en lo que hacen. El blues lo exige y sólo así pueden medirse a su repertorio. “Lo amamos”.

El ensayo semanal constituye su particular ritual. A él se consagra ininterrupidamente. Allí es donde la música se va amasando instruida en el gusto por ella y en unos vínculos humanos que acaban trascendiendo lo puramente artístico. “El grupo se formó en su momento para que varios amiguetes pudiera verse para hacer música. La idea permanece inalterable y es la clave de que todo siga igual”. En La Gin Family Tonic sólo se disfruta del presente. Lo que pase mañana... ya se verá.

Facebook del grupo

https://es-es.facebook.com/pages/La-Gin-Family-Tonic/299410553411620

Etiquetas
stats