La comedia musical 'La llamada' llega al Auditorio de León con Macarena García al frente del reparto

Musical La llamada

L. Castellanos

Dicen que pesa una maldición sobre los actores que ganan el Goya. El trabajo les escasea cuando consiguen 'el cabezón'. No debe ser el caso de la actriz Macarena García. Tras lograr el Goya a la mejor actriz revelación (premio al que hay que sumar la Concha de Plata a la mejor actriz en el Festival de San Sebastián) por su trabajo en el film 'Blancanieves', de Pablo Berger, se sumió en el montaje teatral 'La llamada', convertido en sorprendente éxito, y en la grabación de la serie televisiva 'B&B. De boca en boca'. Son las dos últimas referencias en la trayectoria de esta joven intérprete madrileña, cuyo nombre ha aparecido en los títulos de crédito de series como 'Hospital Central', 'El internado', 'Amar en tiempos revueltos' o 'Luna, el misterio de Calenda', la TV movie 'Niños robados' o la película 'Todos están muertos', de Beatriz Sanchís, recientemente estrenada en el Festival de Málaga.

'La llamada' es el proyecto al que más tiempo está dedicando actualmente Macarena García dadas las exigencias propias de un espectáculo de teatro, medio que conocía de sobra tras haber participado en las representaciones de dos musicales, 'En el nombre de la infanta Carlota', donde debutó como actriz a los trece años, y la versión de 'High School Musical', cuyo elenco encabezaba junto a Daniel Ciges. Macarena García también protagoniza 'La llamada', un montaje ideado por Javier Calvo y Javier Ambrossini que desató la expectación del público madrileño a su paso por el Teatro Lara. Aquella comedia musical, que hacía uso de una banda de rock en directo para ponerle el subrayado a su puesta en escena, pronto alcanzó gran notoriedad, confirmada durante la gira que ha emprendido por toda España y que hoy alcanza el Auditorio de León.

Macarena García comparte escenario con Andrea Ros, otra joven actriz de amplio currículum. Ellas interpretan a dos adolescentes que, tras ser castigadas, deben participar en un campamento de verano de monjas donde una acabará recibiendo una llamada del mismísimo Dios. Y así, a partir de este momento, este “musical sobre la fe” (como así ha sido catalogado) va proponiendo una trama que ahonda en asuntos tales como la amistad o el primer amor y donde las sombras de Whitney Houston y el electro latino se van agrandando. García y Macarena constituyen la cabeza de un reparto en el que también se incluye Gracia Olaya, una excelente actriz de carácter que formó parte del inolvidable grupo Las Veneno y que ha participado en numerosos proyectos televisivos y cinematográficos, Belén Cuesta, actriz que ha dejado ya numerosas referencias en el ejercicio de su oficio, y Richard Collins-Moore, que interpreta a un Dios guasón y cincuentón que se atavía como Johnny Cash.

Javier Ambrossi y Javier Calvo son dos actores que, antes de 'La llamada', se habían iniciado como dramaturgos con 'Windsor, una historia de amor en llamas', excelente pieza de microteatro, y 'Miss Fogones Universal'. 'La llamada' se estrenó en el Lara en mayo de 2013 y su éxito no ha decaído jamás, ni en Madrid ni durante su gira por España. Llamaba la atención una comedia musical como esta. Partía de la presencia de dos adolescentes en un campamento de verano donde eran vigiladas por dos religiosas, una ya veterana, agria y curtida en mil y una batallas, y la otra joven y un poco blandengue.

En un momento dado, a una de ellas, se le aparece Dios cantándole algunos clásicos del repertorio de Whitney Houston, lo que provocará en ella numerosas preguntas. A partir de ese momento, la función cumple con su obligación de entretener, de hacer pasar un buen rato al público a base de humor y música, rubricada en directo por cuatro músicos (Jaime Vaquero, Diego García, Alberto Torres y Alejandro de Lucas), y haciendo alarde continuo de proximidad con el público al que seduce a base sobre todo de sencillez y buen rollo. La música, por supuesto, disfruta de enorme relevancia a lo largo de una representación donde Macarena García se convierte en la gran estrella, evidenciando una especial versatilidad que la confirma como una excelente actriz. Alguna canción de misa, varias de Alberto Jiménez (cantante de Miss Cafeína), un poco de electro latino y por supuesto Whitney constituye la oferta musical (a la que hay que añadir también la coreográfica) de una obra teatral que huye de cualquier polémica (a la que se expone cual quier propuesta que aborde un asunto religioso) y que se refugia en la frescura de que hace gala y en la solvencia de una puesta en escena ideada por Ambrossi y Calvo y donde resulta fundamental la labor actoral.

Lugar: Auditorio de León. A las 21 horas

Día: 11 de abril de 2014

Entradas: 18 euros

Etiquetas
stats