Adrián Schvarzstein, uno de los grandes del nuevo circo español, lleva al Auditorio 'Circus Klezner'

Circo

L. Castellanos

Tiene algo de español, de italiano, de argentino... Tanta mezcla sólo podía desatar un auténtico vendaval. Adrián Schvarzstein disfruta de una energía irreductible y así lo ha venido demostrando en los escenarios de todo el mundo donde no hace más que mulplicarse para hacer visible sus pasiones: clown, actor, director de circo y de teatro.... Es todas esas cosas y más. Porque resulta imposible ponerle una etiqueta definitiva a este descarado showman que se inició en el medio teatral en 1989, que se formó en toda Europa (en Italia se sumergió en el universo de la commedia dell'arte de la mano del imprescindible Antonio Fava, grande de la especialidad, y en Francia se adentró en las particularidades del mimo), que ha colaborado con nombres del peso de Dario Fo y Pina Bausch y que ha atesorado toda clase de experiencias (ha trabajado en publicidad y television, ha ejercido como asesor artistico de festivales, ha diseñado escenografias, ha actuado y cantado en compañias de Opera y musica barroca...), si bien donde más a gusto se ha sentido siempre y donde ha amasado el prestigio que ahora tiene es en el teatro de calle y en el circo. Nacido en Buenos Aires, afincado en Barcelona desde hace años y ganador de varios premios, trabajó en el circo belga Ronaldo antes de iniciar una trayectoria en solitario que le ha permitido ser artífice de exitosos espectáculos abiertos a la participación del público como 'Greenman' , 'The Bed' o 'Dans...', entre otros, y de la compañía Kamchatka.

'Circus Klezmer', el espectáculo con el que hoy visita el Auditorio de León y mañana el teatro Bergidum de Ponferrada, supone un paso adelante en su andadura creativa y una muestra realmente superlativa de su indudable talento. Música klezmer, de raíz judía, circo y teatro constituyen los ingredientes fundamentales de un espectáculo que se vuelca en el cultivo de un peculiar sentido del humor y se deja impulsar por la música interpretada en directo, por la energía de sus intérpretes, por su colorido y su plasticidad, por sus salpicados poéticos y, por supuesto, por los números circenses que van dando carácter a su puesta en escena. Detrás de toda la propuesta se sitúa el ingenio de Adrián Schvarzstein, quien ha organizado y adecuado el escenario para hacerla visible a un público que acaba entregado e implicado ante lo que está viendo, como suele ser habitual con todos los espectáculos que monta este polifacético artista.

Las pinturas de Marc Chagall y la música klezmer, propia de la comunidad judía del centro y el este de Europa, han sido dos fuentes de inspiración para Schvarzstein a la hora de elaborar este 'Circus Klezmer', en el que se pone de manifiesto la evolución que ha experimentado el género circense en los últimos años al entrar en contacto y estrechar lazos cómplices con otras disciplinas artísticas como la música o el teatro. El resultado, finalmente, es la suma de muchos esfuerzos y ha sido disfrutado en diferentes rincones europeos, como el Teatro Goldoni de Venecia o el Queen Elizabeth Hall de Londres.

La excusa argumental se ciñe a los preparativos que la comunidad de un pueblo del este de Europa va haciendo de una boda. Y así, durante los mismos, la gente va de un lado para otro haciendo malabares, acrobacias y toda clase de equilibrios mientras los músicos ensayan para el gran momento y se van sucediendo toda clase de acciones. A partir de historia tan sencilla, Schvarzstein construye un mundo propio donde la palabra apenas es usada y donde la música pone el subrayado a los diferentes números acrobáticos, de funambulismo y de malabares que se llevan a cabo y también al ejercicio de ese humor que deviene en seña de identidad de toda la puesta en escena. Un elenco de cinco actores, encabezado por el propio Schvarzstein, y cuatro músicos participan en el desarrollo de una trama que resulta vertiginosa y que no ofrece pausa al público.

Un prólogo con los chicos del programa 'Espacio Mestizo'

Los participantes en el programa 'Espacio Mestizo' de la Fundación Juan Soñador, una quincena de chavales en riesgo de exclusión social, ofrecerán antes de la representación de 'Circus Klezner', desde las 20.30 horas y en el vestíbulo del Auditorio de León (con entrada gratuita), una exhibición de breakdance, actividad en la que andan implicados desde hace tiempo bajo la supervisión de Pablo Parra.

Página web de Adrián Schvarzstein http://www.adrianschvarzstein.com/

Vídeo de 'Circus Klezmer' http://www.youtube.com/watch?v=ysHd6k8cYTY

Lugar: Auditorio de León. A las 21 horas

Día: 7 de noviembre de 2014

Entrada: 15 euros

Lugar: Teatro Bergidum de Ponferrada

Día: 8 de noviembre de 2014

Entrada: 15 euros. Parados, jóvenes y pensionistas: 12 euros.

Etiquetas
stats