Cultura Cultura
Cultura

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Fernando García Lobo: "Escribir no me da de comer, pero me provoca hambre"

El narrador Fernando García Lobo, autor de 'El silencio de los justos' sobre la Guerra Civil y la posguerra, ambientado en el Bierzo, Asturias y Barcelona, además de la promoción de su reciente novela, que presentara a principios de septiembre en Ponferrada, tiene ahora acabada una novela corta.

Fernando García Calvo
Fernando García Calvo. Foto: Manuel Cuenya
Manuel Cuenya | 26/09/2018 - 12:31h.

Catalán del Bierzo, Fernando García Lobo es un autor de dos novelas, la más reciente, 'El silencio de los justos', que presentara a principios de este mes septiembre en Ponferrada.

Siempre resulta interesante descubrir a autores jóvenes, que además nos hablan de la tierra. Como es su caso. Porque una gran parte de la historia de esta obra se desarrolla en el Bierzo. Los otros escenarios son Barcelona y Asturias.

Aunque nacido en Cataluña, Fernando se siente del Bierzo porque su padre era de esta comarca leonesa. Y desde siempre ha venido a esta 'región mágica', que por lo demás nunca ha logrado despertar del todo de su letargo, salvo en los años de bonanza minera, que tampoco fueron los suficientes para salvarla de la situación en que se halla en la actualidad.

A decir verdad (lo cual es mucho decir), la provincia leonesa al completo anda, desde hace tiempo, moribunda. Y habría que hacer algo, todos deberíamos poner nuestro granito o granote de arena, incluso un poco más, para sacarla a flote de este mar revuelto. Deberíamos apostar más decididamente por nuestra tierra. Tenemos potencial, tenemos recursos humanos, pero también es cierto que las personas con valía, la gente preparada y formada se va a otros lugares en busca de un mejor futuro, que la provincia leonesa no puede o no sabe ofrecer a su paisanaje.

En todo caso, Fernando García Lobo –que rememora la tradición histórica existente en la provincia de León de amor a la literatura, a la cultura– se encuentra muy a gusto en el Bierzo, pues en la tierra natal de su padre ha encontrado su refugio de paz interior, su lugar en el mundo, al menos para pasar unos días. Sea como fuera, él dice sentirse uno más de la comarca, incluso cuando está fuera de la tierrina.

"Vivimos en una sociedad que siempre busca unos referentes, héroes, y el adoctrinamiento general hace que acabemos encontrándolos en el deporte... Pues tenemos muchos héroes y referentes en nuestra historia"

Es probable que el Bierzo haya influido en su forma de escribir, dejando entrever que a buen seguro ha influido porque le gusta escribir con lupa y acentuar los pequeños detalles, "ésos que en El Bierzo abundan", aclara este narrador, que escribe como vive, pues su segunda novela, 'El silencio de los justos' nace de una necesidad interior, casi física, por escribirla –asegura él–. "Escribir no me da de comer, pero me provoca hambre", nos dice Fernando en su blog.

Cuenta que su segunda novela narra un drama humano en pasado/presente desde el interior de todos sus protagonistas, desde el alma, desde el corazón, mostrándonos sus miedos y anhelos, su esperanza en un futuro mejor, habida cuenta de las atrocidades e injusticias que se produjeran durante la Guerra Incivil y luego en la posguerra. Asimismo, nos invita a reflexionar acerca de la necesidad de encontrar en el amor el pilar que nos mantiene en pie cuando todo se ha desmoronado alrededor.

Publicada por Ediciones Hades, Fernando se siente satisfecho con esta editorial, comprometida con el trasfondo de su novela (Memoria Histórica y demás). Asimismo, le ha dado visibilidad a un autor como él, como tantos, que aún son desconocidos por el gran público.

"Al igual que un escritor pequeño tiene que batallar contra los elementos, una editorial independiente también tiene que lidiar con problemas no pequeños", afirma Fernando G. Lobo, quien se diera a conocer con su ópera prima, 'La vida, al fin y al cabo', que versa sobre la enfermedad degenerativa que sufre un personaje. "Una lección de vida. De superación. De reflexión", señala su creador. "Una oda a la Vida. Una historia en mayúsculas pensada en minúsculas", añade. Un libro que, a nivel personal, representó su estreno en el mundo literario. "Un delicioso comienzo con el que gané la confianza necesaria para 'atreverme' con nuevos proyectos". Como luego el tiempo ha podido demostrar.

La autoedición como un modo de darse a conocer

Se trata de una obra auto-editada, que es una forma, como cualquier otra, de llegar a los lectores, que es de lo que se trata, escribir algo para que sea leído, conocido. Y a ser posible valorado. Para que no se quede en el cajón de las musarañas. Respecto a la autoedición, Fernando se muestra claro: "Como todo, tiene sus ventajas y sus desventajas. La ventaja sería que no dependes de la decisión de ninguna editorial para ver tu libro publicado. La desventaja fundamental es la falta de apoyo en la difusión del mismo, además de no contar con la aceptación del mundo literario... Es imposible colocar tu libro en alguna librería, y la distribución, al menos en mi caso, sólo la hacía por venta online. También existe la creencia, en mi opinión equivocada, de que una novela auto publicada es forzosamente mala, o al menos sin la calidad suficiente para ser editada por una editorial. Eso no tiene que ser así necesariamente, ya que también puede ser una opción para publicar para muchos. De hecho, yo no descarto en el futuro volver a hacerlo".

En 'El silencio de los justos', la Guerra Civil (Incivil), la posguerra y por supuesto la Memoria Histórica tienen una gran importancia. "Tenemos un pasado muy oscuro que necesita mucha luz. Y no sólo para darle dignidad y rendirles homenaje a las víctimas del franquismo, que también, sino para ensalzar a una generación que creyó en unos valores que hoy en día seguimos sin consolidar. La igualdad, el feminismo, la educación, la libertad... Vivimos en una sociedad que siempre busca unos referentes, héroes, y el adoctrinamiento general hace que acabemos encontrándolos en el deporte... Pues tenemos muchos héroes y referentes en nuestra historia. Personas anónimas que dieron su vida por la democracia y por unos valores humanos. Gritar eso, también es un ejercicio necesario de Memoria Histórica", sostiene García Lobo, a quien le apasionan las novelas históricas, que le permiten –apunta él– poder regresar a través de la lectura a la comarca del Bierzo.

"La autoedición tiene sus ventajas y sus desventajas. La ventaja sería que no dependes de la decisión de ninguna editorial para ver tu libro publicado. La desventaja fundamental es la falta de apoyo en la difusión del mismo"

En este sentido, la lectura del 'Diario de Anna Frank' y 'El holocausto español', de Paul Preston, le dejaron una huella emocional imborrable. "A nivel más literario, 'Niebla' de Miguel Unamuno me parece sublime. Tampoco quiero dejar de citar 'El Quijote' de Cervantes, que transformó la literatura universal. De los actuales, Albert Espinosa es de mis preferidos por su forma de escribir", nos recuerda Fernando G. Lobo, quien, en la actualidad, además de la promoción de su segunda novela, tiene acabada una novela corta, que no sabe si publicará.

"Yo me limito a escribir, de hecho siempre digo que no soy un escritor, y una vez finalizado decido qué hacer, y ésta todavía anda en el limbo de no conocer su futuro. Y alguna que otra idea me ronda la cabeza...".

Entrevista breve a Fernando García Lobo

"A nadie parece importarle en absoluto el sufrimiento ajeno, y sí el tener más que el vecino"

¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

'El Diario de Anna Frank'.

Un personaje imprescindible en la literatura (o en la vida).

El Quijote.

Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).

Por respeto al trabajo que hay detrás de todos los libros, no citaré a ninguno. Simplemente decir que me resulta insoportable cualquier autor que se crea algo más que el resto por el mero hecho de escribir.

Un rasgo que defina tu personalidad.

Tenacidad.

¿Qué cualidad prefieres en una persona?

La ternura.

¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

La política actual se basa en el ruido. En el "tú más". Fatal. La clase política está muy por debajo de nuestras posibilidades, excepto brillantes excepciones evidentemente. Una política populista en general, de discursos tremendamente vacíos donde el debate se basa en gritar más que el oponente. Y lo peor, están creciendo de forma preocupante unos discursos y unas ideas de carácter extremista que no entiendo como no hacen saltar todas las alarmas de la sociedad.

Y hablando de sociedad, creo que la sociedad en la que vivimos, y hago el erróneo ejercicio de generalizar, vive cómodamente instalada en su jaula sin preguntarse por qué vive encerrada. A nadie parece importarle en absoluto el sufrimiento ajeno, y sí el tener más que el vecino. Han creado una sociedad de individuos. Lobos solitarios en comunas.

¿Qué es lo que más te divierte en la vida?

Hacer reír a mis seres queridos.

¿Por qué escribes?

Por una necesidad, casi física. Para mostrar el universo que todos llevamos dentro y, de paso, en mi segunda novela, homenajear a una generación que lo dio todo para que alguien como yo pudiera alzar la voz sin temor a perder la vida por ello.

¿Crees que las redes sociales, Facebook o Twitter, sirven para ejercitar tu estilo literario?

Las redes sociales me sirven para mantener un contacto fluido con mis lectores, algo que agradezco sobremanera. Y para anunciar eventos e impresiones. Lo que sí me sirvió en su momento fue tener un blog, que fue donde comencé a escribir ideas y retazos de la vida.

¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

Me gustan los referentes que he citado a lo largo de la entrevista. Pero para escribir, como para todo en la vida, la fuente debemos ser nosotros mismos. De nosotros brota la mejor de las esencias.

¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

Escribo el mío propio. Por falta de tiempo no lo hago todo lo que debería... fernandogarcialobo.blogspot.com

Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

Que la vida no te pase de largo por delante de las narices sin darte cuenta.

 

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario