Cultura Cultura
Cultura

ANTRUEJO DE CARRIZO DE LA RIBERA

Carrizo de la Ribera evoca su Carnaval más tradicional

La localidad de la ribera del Órbigo, en la provincia de León, recupera la participación de todas las figuras del Antruejo, entre las que se encontraban la Gomia, la Tarara o el Pellejo.

imagen
Carlos S. Campill/Ical.
S. Gallo/Ical | 14/02/2015 - 20:28h.

Llegado el sábado de Carnaval, la localidad de Carrizo de la Ribera, donde se viven uno de los carnavales más tradicionales y conocidos de la provincia de León, junto con el de otras localidades próximas como Llamas de la Ribera o Velilla de la Reina, vive este año un Carnaval particular. A los guirrios y toros que en los últimos años han sido las figuras más habituales de esta festividad, se han unido este año otras algo más desconocidas y casi desaparecidas desde hace años, pero que hoy han reaparecido ante los numerosos asistentes a esta cita.

Algunos de los personajes que fueron desapareciendo con el paso de los años, en especial después de la Guerra Civil Española, como es el caso de la Gomia, el Pellejo, la Tarara o el Tetumbo, han vuelto a figurar en Carrizo de la Ribera, donde la lluvia ha dado una pequeña tregua y tan sólo se ha dejado notar de forma ligera e intermitente a media tarde para permitir disfrutar de esta tradición recuperada en esta ocasión.

Los guirrios venían siendo la figura representativa del Carnaval de Carrizo de la Ribera, con sus vestimentas y sus abanicos coloridos, acompañados por los toros, pero este año se han dejado ver en la plaza Mayor de la localidad también el Pellejo, cubierto con la piel tupida del animal, la Gomia, con su cabeza con el esqueleto en forma de caballo, la Tarara en forma de muñeca de trapo sobre un carro, después de un importante trabajo de documentación que se ha llevado a cabo por un grupo de jóvenes de la asociación juvenil 'La Trepa' con el fin de evitar que se perdiera esta tradición.

El origen de la tradición del Antruejo en Carrizo de la Ribera no se conoce con exactitud, como ocurre en el caso de otros pueblos de la zona, así como el significado de cada uno de sus personajes. Sin embargo, el paso del tiempo, la marcha de la gente más joven hacia las ciudades y la situación político-social favorecieron el abandono de estas tradiciones. De hecho, el Antruejo en Carrizo llegó a prohibirse desde el propio Ayuntamiento, encabezado en los años 40 por Ulpiano Vázquez, que prohibió los guirrios alegando que asustaban a su hija pequeña, aunque la tradición también estaba perseguida por la Guardia Civil y por la Iglesia.

Habitualmente, lo que hacían todos los integrantes del Antruejo, era recorrer el pueblo y finalizar su deambular en las Eras, donde todos estos personajes se convertían en los protagonistas, como ha ocurrido en el día de hoy, intentando asustar a los presentes con sus máscaras y sus vestimentas. Con los testimonios de personas que lo vivieron en el siglo pasado, se consiguió recuperar en el año 1996, aunque nuevamente se perdió, hasta que la asociación 'La Trepa' ha vuelto a poner toda la carne en el asador para impulsar este Carnaval.

La música no ha faltado durante toda la tarde, música de las dulzainas y con el sonido más habitual de los entornos rurales, para amenizar a los muchos asistentes que, ataviados en muchos casos con sus disfraces, en especial los más pequeños, que anteriormente habían disfrutado del pertinente desfile de carnaval, pudieron celebrar esta fiesta con el goteo constante de todos los personajes de este Antruejo de Carrizo de la Ribera.

Y como acto importante en esta jornada anteriormente conocido como el 'Sábado frisolero', otra de las figuras de este Carnaval fue la lectura del denominado Tetumbo, un relato en forma de sátira en el que se resumen algunos de los acontecimiento, de mayor o menor relevancia, ocurridos en la localidad para generar las risas de los asistentes y el sonrojo de más de uno. "Que no se asusten los presentes con lo que van a escuchar...", advertía el inicio del Tetumbo.

La fiesta de Carnaval de Carrizo de la Ribera no termina en la jornada de hoy. También el martes es otro de los días grandes, momento en el que está previsto que se sigan recuperando algunas tradiciones como en este caso es la llamada cuelga del Santo Antruejo, donde se le honra, y el Trago, una merienda popular que se organizaba con la presencia de guirrios y vacas con las aportaciones de vino que hacía cada casa de la villa y que habían recogido la comparsa y la Tarara para consumo de aquellos que se habían disfrazado.

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario