Cultura Cultura
Cultura

novedad

El horror de San Marcos

El actual parador fue uno de los más crueles campos de concentración durante la Guerra Civil. Un libro rescata ahora su historia y publica un censo de los prisioneros.

imagen
I.R. | 14/01/2013 - 17:50h.

El pasado del parador de San Marcos de León tiene muchas caras. La Asociación de Estudios sobre la Represión en León (Aerle) ha querido retratar la más cruel –la que mostró de 1936 hasta 1940- mediante el recién publicado libro 'San Marcos. El campo de concentración desconocido', editado por Lobo Sapiens.

Con prólogo del periodista y escritor berciano, José María Calleja, las periodistas Tania López y Silvia Gallo relatan de forma minuciosa la forma de vida en uno de los campos de concentración más duros que hubo en España durante la Guerra Civil. No ha sido fácil, pues un manto de silencio se impone sobre la historia del emblemático edificio. "El dolor que se mantiene con el recuerdo, aún vivo en muchas familias, hace que todavía haya gente que prefiere no reavivarlo", comentan.

Con el objetivo de arrojar algo de luz sobre las condiciones infrahumanas a las que fueron sometidos los prisioneros en este lugar, las autoras han incluido en el libro un censo con el nombre de alrededor 8.000 personas de las que hay constancia que estuvieron en San Marcos. "Fueron más, se habla de hasta unos 20.000, pero el libro de registro que se conoce que existía está desaparecido, se supone que voluntariamente", apuntan.

Los primeros capítulos del libro se centran en contextualizar la historia del edificio para centrarse después en los cuatro duros años. Para ello han contado con testimonios de prisioneros y familiares. "En su mirada todavía se observa el dolor que sufrieron ellos y sus familias, pero en ningún caso nos hemos encontrado rencor en sus palabras", explican.

A través de esos relatos descubrieron cómo funcionaba el campo de concentración leonés. "Vivían hacinados, dormían en el suelo, pasaban frío, hambre, sufrían malos tratos..." Una dureza que se sufría con mayor intensidad en algunos lugares como La Carbonera, "una pequeña habitación de la que se dice que pocos salían con vida". Gracias a la información recogida durante meses de investigación, se ha realizado por primera vez una reconstrucción de la estructura del campo de concentración.

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario