Gratuidad, seguridad y consistencia, principales ventajas que ofrece el software libre respecto al de pago

Dicyt

El que “millones” de usuarios formen parte de las comunidades de desarrollo de software libre a lo largo de todo el mundo hace que su capacidad para responder a los problemas de seguridad que surjan en estos programas informáticos sea “mejor y más rápida”. Esto conlleva que sus usuarios estén menos expuestos a los ataques de los ciberdelincuentes que intenten aprovechar un agujero de seguridad para acceder a un sistema, ya que mientras entre esos millones de usuarios solucionan la vulnerabilidad en horas o incluso minutos, en una compañía privada con un número limitado de ingenieros este proceso se dilata más en el tiempo. La seguridad, la gratuidad y la consistencia del software libre han sido destacadas hoy por José Carlos Díez, presidente de la Asociación de Software Libre Septima Liberum, formada por estudiantes de la Universidad de León (ULE) y que esta tarde celebra un taller o Install Party para explicar al público las ventajas de estas aplicaciones y ayudarle en su instalación.

La creación del concepto de software libre se atribuye al finlandés Linus Torvalds y al estadounidense Richard Stallman. Este último, a mediados de la década de 1970 tuvo una serie de problemas con la impresora del laboratorio de la empresa en la que trabajaba, ya que en ésta se atascaba el papel cada vez que se le enviaba una orden. Esto implicaba que se tuviera que desplazar hasta el lugar donde se encontraba el aparato. Para poder solucionar este inconveniente, Stallman pidió a la empresa fabricante información para poder solucionar el problema, algo que esta organización le negó. Ante este hecho, Stallman construyó su propia aplicación y “la ofreció a la comunidad”, ha expuesto Díez.

Hoy en día este tipo de programas informáticos están “muy expandidos” y se utilizan en diversas administraciones públicas e instituciones educativas de comunidades autónomas como Extremadura, Andalucía o Cataluña. El Gobierno de esta última, por ejemplo, ofrece a sus opositores elegir el sistema educativo que deseen antes de realizar un examen, ha detallado.

Desarrollo en “forjas”

El avance y la mejora de estas aplicaciones tiene lugar en las plataformas de desarrollo comunitario denominadas forjas. Aquí se documenta “perfectamente” el código fuente (texto que recoge las instrucciones que debe seguir un ordenador para ejecutar el programa) de cada software por parte de la persona que lo ha desarrollado. Cuando alguien encuentra algún problema durante su utilización lo reporta a esa página a la que acceden todos los usuarios y en la que intentarán darle solución. “Yo, como usuario del programa ”puedo meterme en el sitio donde figuran los bug (errores). Allí miro si sé solucionar alguno y si puedo ofrecerle solución y lo hago constatar“. La corrección de estos errores llegará a las personas que utilicen este producto en diferentes paquetes de actualización del software, ha afirmado.

Los conocimientos del gran número de usuarios que participa en estas comunidades repercuten en la mejora de un programa. Díez pone el ejemplo de un posible videojuego de adivinar palabras, al estilo del conocido Ahorcado, que pueda crear una persona con conocimientos básicos de programación. Gracias a la colaboración de los distintos expertos que participan en las plataformas de desarrollo, esta aplicación puede terminar siendo un “gran juego” del que se mejore su base de datos y su apariencia. “Ésa es la forma en la que evoluciona del software libre, a partir de las contribuciones con lo que sepan, con lo que puedan o con lo que quieras de los usuarios, Y eso puede terminar en algo grande”, ha manifestado.

Install Party

La jornada de esta tarde ha comenzado con una charla introductoria en el software libre. A continuación, se instalará en los ordenadores de los cerca de 40 participantes inscritos estos programas y se les darán una serie de nociones sobre su funcionamiento, ha incidido.

Etiquetas
stats