Discapacidad y diabetes unidos por las complicaciones crónicas

Dicyt

La Asociación de Diabéticos de Valladolid, en colaboración con la Diputación provincial, ha realizado hoy de manera gratuita pruebas de medición de glucosa en sangre entre los responsables políticos provinciales, trabajadores de la Institución provincial y otros ciudadanos voluntarios. La iniciativa, enmarcada en el Día Mundial de la Diabetes, tiene como fin concienciar a la población acerca de esta pandemia. Vicente Jiménez, farmacéutico encargado de realizar estas pruebas, ha explicado a DiCYT que el objetivo es hacer estos test “a personas que no tienen ningún síntoma para poder detectar aquellos casos que puedan ser de diabetes y no lo sepan, y puedan poner los remedios necesarios para que no se desarrolle la enfermedad”. Básicamente, ha detallado, la enfermedad se puede controlar “con ejercicio físico y con dieta”, aunque si el caso es más problemático “hay que proceder a otros métodos”.

Respecto a la prueba realizada hoy, detalla que “lo único que se hace es un pequeño pinchazo en un dedo hasta que salga una gota de sangre y en cosa de cinco segundos tenemos los resultados, es prácticamente inmediata”. Por su parte Sara Herrero, una de las vocales de la Asociación, ha apuntado que el principal problema para detectar la diabetes “es que es una enfermedad silenciosa que no da síntomas ni dolores, por lo que la gente no le da importancia y cuando se le detecta ya hay más complicaciones”. Por eso, añade, “son importantes campañas como ésta”.

El Día Mundial de la Diabetes se celebra el 14 de noviembre por ser el cumpleaños de Frederick Banting quien, junto a Charles Best, descubrió la insulina en 1921. La Federación Internacional de Diabetes y la Organización Mundial de la Salud (OMS) crearon en 1991 este día en respuesta al aumento de la incidencia de la diabetes en el mundo. Tiene un símbolo, el círculo azul, que significa la unidad de la comunidad mundial de la diabetes como respuesta a esta pandemia y un lema, que cambia periódicamente, para hacer hincapié sobre un aspecto o problema de esta enfermedad.

La campaña 2011, bajo el lema Actuemos contra la Diabetes. ¡Ya!, difunde cinco mensajes: que la diabetes mata una persona cada ocho segundos es decir, cuatro millones de personas cada año; que no discrimina, ya que afecta a todas las edades, ricos y pobres y a todos los países; que no se puede seguir ignorando la diabetes, porque causa millones de vidas perdidas cada año, un millón de amputaciones y millones perdidos en ingresos y productividad; que la atención esencial para la vida es un derecho, no un privilegio, y que hay que demandar alimentos y ambientes saludables, mantenerse activo y comer bien.

La diabetes es una enfermedad complicada. Cuando la diagnostican, el enfermo se ve obligado a lo largo de su vida a tener que analizar su glucemia, tomar la medicación correspondiente, hacer ejercicio con regularidad y ajustar sus hábitos alimenticios para mantener a raya los niveles de azúcar en sangre. Esto supondrá un reajuste en sus hábitos diarios para él y su familia más cercana. Además, existe el riesgo de las conocidas complicaciones crónicas (retinopatía, nefropatía, neuropatía, amputaciones, etc.) Además, existen tantas clases de diabetes como personas diabéticas por la sintomatología y las peculiaridades que muestran cada uno de ellos.

La educación diabetológica juega un papel muy importante al permitir conocer mejor la enfermedad, como actuar en cada momento y los cambios que deben efectuarse en el día a día para vivir con la enfermedad, pero no para la enfermedad, obtener unos resultados sanitarios óptimos y disminuir las posibilidades de desarrollar las complicaciones.

Incremento de la diabetes tipo 2

De los dos tipos más importantes de diabetes, la tipo 1, no se puede prevenir, pero sí la tipo 2 que se ha incrementado sustancialmente en los últimos 30 años. En el año 2025 se estima que habrá en el mundo 380 millones de personas afectadas con el consiguiente gasto sanitario y la repercusión en los presupuestos nacionales. La prevención y la educación diabetológica supondrían un gran ahorro económico a largo plazo y una gran mejora en la calidad de vida de los enfermos, así como, una disminución de pacientes. Evitar la obesidad, comer sano y realizar 30 minutos de ejercicio físico moderado al día ayuda a prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2.

Algunos datos pueden evidenciar la importancia que tiene esta enfermedad y la necesidad de disminuir su incidencia. En este sentido, la diabetes está entre las 10 principales causas de discapacidad debido a complicaciones crónicas como la ceguera y las amputaciones de las extremidades inferiores. Supone un coste económico muy elevado en atención sanitaria dentro de los presupuestos de cada país, repercutiendo mucho más en los países pobres. Ese gasto se aproxima a los 465 mil millones de dólares al año en el mundo. Asimismo, niños y mayores mueren en el tercer mundo por falta de insulina y medios para controlar su glucemia. En el 2025 el 80 por ciento de los casos de diabetes se presentarán en países subdesarrollados. Otro dato destacado radica en que al año cerca de 70.000 menores de 14 años son diagnosticados de diabetes tipo 1.

Incidencia en Castilla y León

En Castilla y León la diabetes está incluida como una de las 16 enfermedades prioritarias dentro del III Plan de Salud 2008-2012. El 8'83 por ciento de la población de la Comunidad de Castilla y León (unas 190.000 personas) mayores de 15 años es diabética. Más de 700 castellano leoneses murieron en el año 2007 por causas vinculadas directamente con esta enfermedad, sin contar las indirectas (como las cardiovasculares). Por ello, es la cuarta enfermedad causante de muertes.

Etiquetas
stats