Junta y Gobierno aseguran disponer de 12 millones de mascarillas en Castilla y León

La sociedad tiene muchas preguntas aún sobre la pandemia Covid-19. Foto: AdobeStock (SINC)

12 millones de mascarillas. A razón, en una media hipotética, cinco mascarillas por cada habitante. Estas son a día de hoy las cifras de las que sacan pecho al unísono la Junta de Castilla y León y el Gobierno de España en la Comunidad autónoma durante el más de un mes de duración de la gravísima crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus.

Después de numerosos mensajes públicos de responsables políticos y expertos durante las primeras semanas tras el estado de alarma, incluyendo a la propia consejera de Sanidad de la Junta, Verónica Casado, afirmando que “no sirven para nada”, lo cierto es que las mascarillas en este momento se han convertido en un objeto de deseo, sobre todo desde que este pasado lunes terminara el plazo de prohibición de trabajo para numerosos empleados de servicios no esenciales y hablándose ya del estudio de medidas de desescalada y desconfinamiento.

Con este motivo de retorno paulatino a la actividad laboral, el Gobierno de España aireaba esta semana que en total desde el inicio de la crisis ha enviado a Castilla y León un total de 3,08 millones de mascarillas, en concreto entre el 10 de marzo, que realizó el primer reparto entre las comunidades autónomas, y hasta este pasado martes 14 de abril, es decir, en algo más de un mes.

En concreto, sólo para repartir entre trabajadores y usuarios de transportes públicos en las principales localidades, según la Subdelegación del Gobierno se dispusieron para comienzos de esta semana un total de 508.000 mascarillas en todo Castilla y León, de las cuales 98.000 llegarían a León provincia.

Por su parte, el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, el leonés Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien se ha encargado en todo este tiempo de las principales labores de logística de material sanitario en el Gobierno autonómico, aseguró esta semana en rueda de prensa que entre las abundantes vituallas la Comunidad ha adquirido directamente un total de 8,1 millones de mascarillas en este tiempo.

En concreto, a pesar de advertir que “esto no debe ser una guerra de cifras” con el Gobierno, defendiendo que “hay que remar todos en la misma dirección por equipar a todos”, Suárez-Quiñones explicó que la Junta ya ha gastado más de 47 millones de euros en material de lucha frente al coronavirus, con 27 millones de unidades, y repartido esta semana hasta 18 millones de unidades a través de diez vehículos que acometen “dos y hasta tres repartos diarios” desde el centro logístico de material a centros hospitalarios y delegaciones provincial desde las que se distribuye en red, no solo mascarillas o buzos sino también ecógrafos, equipos de rayos x, respiradores o material de farmacia.

Sin embargo, pese a que las administraciones airean estas cifras abrumadoras, lo cierto es que es una mayoría de ciudadanos, no sólo de la provincia de León sino de toda la Comunidad, carecen de materiales básicos y ahora imprescindibles en cuanto se incrementen las medidas de desconfinamiento, como las mascarillas. Sigue siendo casi imposible encontrar alguna en las farmacias, que no sólo están desabastecidas sino que, además, han comprobado una multiplicación de su precio en pocas semanas.

Reparto de la Junta a los autónomos

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, anunció este jueves que el jueves por la noche aterrizaría un nuevo avión con material comprado por la administración autonómica, con otras 915.000 unidades de mascarillas del tipo FFP2, casi otro millón a sumar.

Por eso, aseguró que desde el viernes 17 de abril y de manera “provisional” y “excepcional”, parte del stock de mascarillas de que dispone la Junta serán repartidas a través de las delegaciones territoriales de la Junta para los trabajadores en régimen de autónomos. Visto sobre todo el desabastecimiento de las farmacias.

En este sentido, Igea resaltó que “tenemos como prioridad sobre cualquier otra cosa que los trabajadores públicos, los sanitarios, las residencias, estén protegidos”, descartando así un reparto masivo entre la población.

Recordó, además, que “hemos dado ayudas a las empresas para proporcionar esas mascarillas”, entre otros materiales de protección, “y si hay stock suficiente podríamos plantearnos otras medidas” más amplias, pero de momento el Gobierno autonómico lo descarta.

En todo caso, insistió, como lo ha hecho la consejera de Sanidad, que la mascarilla no es para proteger al que la lleva sino, al contrario, para que la persona que la tiene puesta minimice el riesgo de contagiar a los demás, ya que el Covid-19 se transmite básicamente por gotitas de saliva.

Soluciones locales, como en La Bañeza

En la provincia leonesa, algunos puntos concretos han previsto este desabastecimiento. Como por ejemplo ha hecho La Bañeza, en la provincia leonesa, donde uno de sus vecinos, que permanece en el anonimato por decisión propia, logró una donación de aproximadamente 6.000 mascarillas, gafas y material sanitario de protección procedentes de empresas chinas con las que mantiene relaciones comerciales de forma permanente. Material que el Ayuntamiento, con ayuda de Protección Civil, están terminando de repartir.

Etiquetas
stats