Publirreportaje

Unidad de Memoria Cognitiva: nueva ubicación y más profesionales para no olvidar lo que importa

El equipo de Cognitiva en León

Prevenir y no solo tratar es el mantra del centro Cognitiva en León, que se ha trasladado de su primera ubicación en plaza San Marcos número 2 a la actual, en la calle Ramiro Valbuena número 5: “Somos las mismas de siempre, pero ahora tenemos más servicios que nos ofrece una educadora social y una logopeda”, informa la directora del centro, Laura.

En el centro Cognitiva trabajan sobre el deterioro cognitivo, en fases leves o moderadas, que sea provocado por cualquier tipo de patología: “El único requisito que necesitamos para trabajar en el centro es que sean mayores de 18 años”, apostilla Laura. 

¿Qué servicios ofrecen?

Los servicios incluyen servicios de rehabilitación por accidentes, aneurismas cerebrales, ictus o cualquier otra patología que produzca un deterioro cognitivo, incluido por el hecho de envejecer o padecer enfermedades degenerativas. 

“Es importante dejar claro que solo trabajamos de fases iniciales hasta moderadas porque al final lo que hacemos es rehabilitación, prevención y tratamiento”, cuenta Laura sobre los servicios de Cognitiva, “Nosotros somos algo que no hay en León, porque nos hacemos cargo precisamente de este tipo de pacientes”. 

Además, en Cognitiva cuentan con su propia plataforma de estimulación cognitiva, llamada Mementia: “En ella los neuropsicólogos han creado una serie de ejercicios que se adaptan según la valoración de la neuropsicología”, detalla Laura. Cada paciente puede trabajar su tratamiento de forma personalizada. Desde la página web de Cognitiva es posible hacer una prueba gratuita de Mementia

¿Cómo son las terapias?

Laura quiere hacer hincapié en lo importante que es el grupo para las terapias, aunque también existe la opción de trabajar a domicilio. Los tratamientos van desde dos días a la semana como mínimo hasta los cinco días como máximo, con una duración de una hora y media en caso de las terapias en grupo y una hora a domicilio, dado que los ejercicios son más intensivos y focalizados en un solo paciente. 

Para conocer la forma de trabajo, Cognitiva ofrece una sesión de prueba gratuita: “Facilita que los familiares y pacientes vean cómo trabajamos y también, aunque no es una evaluación, para ver en qué grupo podrían encajar, porque son grupos homogéneos formados por personas con características similares”, cuenta Laura. 

Desde Cognitiva destacan la evaluación que hacen los profesionales a la hora de adjudicar un grupo de trabajo a cada paciente:  “El rango es muy amplio aunque sí que es cierto que hay que diferenciar quién viene a cada cosa y, desde luego, que un chico de 18 años no va a estar trabajando en la misma zona que el de 96. Lo mismo pasaría con una persona que tenga alzhéimer con 76 años y tiene un miedo atroz por comenzar en un centro nuevo. Si ve a un chico de 18 años en su grupo de trabajo igual siente que no encaja en esa terapia”.

La terapia a domicilio está cada vez más solicitada por los pacientes de Cognitiva: “Especialmente por gente con más deterioro que no se atreven a venir hasta aquí o que se ven limitados por una silla de ruedas y prefiere que vayamos nosotras a su casa”. 

Eso sí, Laura destaca la preferencia de la terapia en grupo para beneficiarse de la sociabilización entre pacientes del centro, tan relevante entre personas de edad avanzada que padecen la soledad: “Nosotros siempre lo enfocamos a que vengan al centro por el aspecto de la sociabilización. Vienen y hablan con los compañeros de forma más espontánea y luego se van a tomar un café aquí al lado”, cuenta Laura, “Al final también queremos que formen un nuevo círculo porque se van aislando ya sea porque su familia trabaja fuera, sus amigos fallecen… pero intentamos que mantengan ese aspecto social”.

De ahí la importancia de la terapia en grupo que se trabaja como una especie de circuito. En una primera fase se realiza la terapia individual con una ficha personalizada con ejercicios. 

Una vez terminada pasan a trabajar en la plataforma Mementia: “Que no se nos asuste nadie”, previene la directora del centro, “Hasta la persona de 96 años la usa sin problema. Usamos pantallas táctiles, que solo necesitan tocar y arrastrar. Es algo que les gusta mucho porque piensan ‘Ay, cuando se enteren mis nietos de que he estado con el ordenador’”. 

En la última fase llega la terapia en grupo propiamente dicha, en la que se hacen actividades más dinámicas que faciliten que conversen entre todos sobre una noticia, un juego de mesa o en el gimnasio del que dispone el centro. 

También se pueden trabajar terapias individuales en el centro, aunque serán entre dos y tres días a la semana como máximo y con una duración de una hora, por el mismo motivo que las terapias a domicilio.

¿Quiénes son los profesionales?

El equipo lo forman una trabajadora social, que hace las altas y en demencias iniciales ayuda a tramitar los recursos administrativos como pueden ser los trámites de dependencia; una neuropsicóloga, que se encarga de hacer las evaluaciones a pacientes; una terapeuta ocupacional, que se encarga de trabajar con deterioros más moderados actividades básicas de la vida diaria; la psicóloga centro, que hace con las personas más jóvenes trabajos de psicología para afrontar la enfermedad.

Como novedad, el centro ahora cuenta con una educadora social, quien hace la terapia en domicilio con todo el material necesario, y una logopeda externalizada, lo que significa que las personas pueden acudir a ella para hacer estimulación cognitiva o solo trabajos de logopedia.

¿Cómo se puede comenzar la terapia en Cognitiva?

Para iniciar el tratamiento en Cognitiva los interesados pueden obtener información de manera telefónica (en el 987 919 823 o en el 693 453 044) o de forma presencial en el centro. Dejamos un mapa para que lo encuentres fácilmente: 

Se les ofrecerá una sesión de prueba y a partir de ahí se formaliza el contrato y se comienza el tratamiento. No existe un proceso de matriculación ni permanencia, y se les cobran las sesiones que consumen: “Al final esto es una rutina, como si fuésemos al gimnasio a entrenar las piernas. El cerebro también es un músculo y también se deteriora, se puede venir a prevenir y a tratar”, aclara la directora del centro. 

Los pacientes pueden acudir al centro con un diagnóstico de su médico pero cuando llegan al centro se les realiza un informe neuropsicológico completo para valorar su estado y que se repite cada seis meses para mantener el avance controlado. 

Una vez realizada la evaluación se mantiene una entrevista con las familias en las que les informan de cómo van a trabajar, qué actividades van a hacer y cuáles son los principales objetivos del tratamiento que son principalmente ralentizar el deterioro cognitivo y, en caso de personas jóvenes, rehabilitar.

El horario es desde las 9.30 horas de mañana y desde las 16.30 horas en horario de tarde, los horarios de cierre suelen variar dependiendo de los grupos de trabajo y sus necesidades específicas.

Etiquetas
stats