Los tribunales tumban definitivamente la oposición de Enfermería del 2015

Leticia Pérez / ICAL Concentración para exigir una solución a la suspensión de las oposiciones de enfermería, convocada por CCOO, UGT y CSI-F

Ical

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha declarado nula la convocatoria de las oposiciones de enfermería que se hubieran celebrado el pasado domingo 22 de noviembre de 2015, según publica en su edición de hoy El Norte de Castilla.

Las oposiciones, a las que se presentaban 20.000 aspirantes, fueron suspendidas días antes de celebrarse tras admitirse un recurso del Gobierno central contra la convocatoria de la Junta, ya que agrupaba ofertas públicas de empleo de 2009, 2010 y 2011, que consideraban habían vencido, según la normativa en vigor que establece un máximo de tres años para ello y, también, en base a que se habían superado los límites de déficit público máximo posible.

La decisión judicial supuso todo un varapalo para la Administración Autonómica y un enfrentamiento con el Gobierno de Mariano Rajoy con críticas directas al ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

Hace semanas el consejero de Sanidad de la Junta, Antonio María Sáez Aguado, afirmó mostró su confianza en contar con un auto a favor de la Junta para proceder a convocar las plazas que estaban bloqueadas, si bien recordó las 402 ya convocadas de la Oferta Pública de Empleo.

Más de 20.000 aspirantes se habían preparado durante meses y años la prueba en busca de la titularidad de una plaza. El TSJ optó entonces por dictar un auto de suspensión cautelar a la espera de que la sala dictaminara sentencia, al considerar que hubiera sido mayor el perjuicio causado a los aspirantes si se hubiera permitido realizar el examen y, posteriormente, el tribunal falla una anulación, como explica el diario.

Y así ha ocurrido, la sala de lo Contencioso-Administrativo de Valladolid, en sentencia de 6 de junio de 2016, ha dado la razón al departamento de Cristóbal Montoro en contra de las pretensiones de Sanidad, y también de los sindicatos –Satse, UGT , CCOO y CSIF– que en vista de la pérdida de plazas también se personaron.

El artículo de El Norte de Castilla aclara que el tribunal solo analiza el argumento para su anulación de la caducidad de la convocatoria porque, al estimarlo más que suficiente para considerar la orden sanitaria contraria a derecho, no entra a analizar las consideraciones sobre la superación de los límites presupuestarios establecidos en la legislación al respecto que el auto de medidas cautelares sí había contemplado.

Etiquetas
stats