Telefónica tarda horas en reparar un poste a punto de caer en la carretera de Val de San Lorenzo

El poste roto tirando de los cables pudo causar una desgracia. // Astorga Redacción

Astorga Redacción

Otra muestra más del abandono rural que sufren los pueblos de España y de la provincia de León. El viento rompió un poste de la línea telefónica que bordea la carretera entre Val de San Lorenzo y Astorga y, pese a advertir a la compañía telefóica de que estaba tirando de los cables y que si se rompía otro éstos caerían sobre la calzada junto con el madero, nadie apareció hasta por la tarde y hasta que se informó de la situación a la Guardia Civil.

El Ayuntamiento del Val, y más concretamente su alcalde Eligio Geijo, estuvo desde las 11 horas de este lunes haciendo gestiones con la empresa, que no se dio por enterada hasta última hora de la tarde de la peligrosidad que entrañaba la situación. “Si el viento que sigue soplando llegara a derribar otro poste y el cable cayera sobre la carretera podría generarse un grave problema para la seguridad vial”.

La impotencia del alcalde creció a lo largo del día, según él, ante la imposibilidad de contactar con algún responsable de Telefónica para comunicarle la situación. Viendo que pasaban las horas y nadie de la compañía se personaba a resolver el problema, el regidor maragato se puso en contacto con la Guardia Civil “por el peligro que supone el poste derribado y el cable de acero haciendo presión sobre otro de los sostenes de madera del cableado cuya estabilidad peligra con el viento que sigue soplando”. “Si rompe puede provocar una desgracia”, señaló Eligio Geijo.

Ante la desidia de Telefónica para resolver el problema, el regidor explicaba que el lunes por la tarde llamó a la Guardia Civil, que se personó de manera inmediata. “La llegada de la pareja de la Benemérita debió de obrar el milagro porque a la par llegaron los técnicos de la compañía que han puesto una forqueta de apoyo al poste derribado”, comenta Geijo. En el Ayuntamiento del Val esperan que solo sea un arreglo provisional y que mañana solucionen la situación.

Después de las horas de tensión vididas en el Consistorio valuro, Eligio Geijo criticó la situación que viven los pueblos rurales: “Estamos abandonados. Ante una situación así no sabemos dónde dirigirnos”. Esta queja es una constante en la España despoblada, donde cualquier problema técnico, ya sea en la red de telefonía o en Internet, supone, en la mayoría de los casos, estar sin servicio durante días.

[Lea la noticia en Astorga Redacción

Etiquetas
stats