‘Sembradores de estrellas’ y una misa en la cárcel abren las celebraciones de Navidad del Obispado de León

Claustro Basílica de San Isidoro

Ical

Los niños de León serán este sábado en la Basílica de San Isidoro los encargados de abrir las celebraciones especiales de Navidad en la Diócesis de León con la actividad 'Sembradores de Estrellas', en la que los menores se dispersarán en distintos grupos por todas las calles de la ciudad para cantar villancicos, felicitar la navidad a todos los viandantes y repartir unos sencillos adhesivos en forma de estrella con la leyenda 'Jesús nace para todos'. También este sábado, a partir de las 20.30 horas la catedral acogerá el concierto de Navidad 'Prophetia Nathalis Domini et Versus Sibyllae' a cargo del coro de Samuel Rubio con un programa que incluirá la recuperación de una tradición propia del primer templo diocesano y que se recuperó el año pasado.

A partir de las anotaciones del Códice Número 23 del Archivo Musical de la Catedral datado en el siglo XIV, el maestro de capilla Samuel Rubio ha transcrito la partitura del 'Canto de la Sibilia' que el coro Samuel Rubio interpretará mañana en este recital que se abrirá con el himno gregoriano del Salmo 7 'Veniet ecce rex' y que se cerrará con la pieza también en gregoriano 'Domine, quando veneris' recuperado del Códice Número 83 del Archivo Musical de la Catedral, en una velada en la que participarán los 35 integrantes del Coro Samuel Rubio con el apoyo de cinco músicos y un organista.

Tras estas actividades, será el obispo de León, Julián López, ya en la jornada del domingo quien acuda al Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas para presidir la misa vespertina de la Vigilia de la Natividad del Señor. Un acto con el que, un año más, se abrirán formalmente en la Diócesis de León las celebraciones especiales de la Solemnidad de la Natividad del Señor, que proseguirán en la medianoche del día 24 con la Misa del Gallo en la Real Basílica de San Isidoro, que presidirá también el obispo Julián López.

Ante la proximidad de la solemnidad de la Natividad del Señor, el prelado legionense ha hecho pública una felicitación navideña ilustrada con la reproducción de una vidriera de la catedral dedicada al nacimiento de Jesús que acompaña con un texto en el que el obispo Julián López hace suyas unas palabras del Papa Francisco en la que, tras la cita del profeta Isaías, se asegura: “El poder de un niño, Hijo de Dios y de María, no es el poder de este mundo, basado en la fuerza y en la riqueza, es el poder del amor. Es el poder que creó el cielo y la tierra, que da vida a cada criatura, que regenera la vida y perdona las culpas, reconcilia a los enemigos y transforma el mal en bien. Es el poder que ha llevado a Jesucristo a despojarse de su gloria y a hacerse hombre, para instaurar en el mundo el Reino de Dios, reino de justicia y paz. ¡Santa y Feliz Navidad!”.

Etiquetas
stats