Santiago Macías reclama en el juzgado que se restituya su condición de socio y fundador de la ARMH

V. Silván / Ical

El que fuera vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) durante once años, Santiago Macías, reclama la restitución de su condición de socio y fundador cuando se inicia el juicio en el Juzgado de lo Social número 6 de Ponferrada por la demanda que interpuso contra la ARMH por la decisión de la asamblea del pasado 21 de marzo en la que se aprobó su expulsión.

Macías considera que el procedimiento de expulsión fue “completamente irregular, arbitrario y sin ningún tipo de fundamento” y recuerda que tras la celebración de la asamblea ya anunció medidas legales contra la decisión de la junta directiva de la ARMH. “Yo creo que cuando se producen hechos tan graves como estos, la justicia es uno de los órganos soberanos de un Estado de Derecho y uno de los lugares donde a las personas que vienen no se les quita ni se les coarta su derecho a la defensa”, añadió.

El ahora concejal de Unidad Social de Electores (USE Bierzo) insistió en que su expulsión se produjo “sin ningún tipo de defensa”. “No pude defenderme ni intervenir en aquella asamblea, los socios no fueron informados de todo el proceso y se esperó cuatro años desde mi dimisión como vicepresidente para hacer una serie de manifestaciones falsa para dañar mi imagen pública”, valoró.

En su opinión, su expulsión de la ARMH es “una operación completamente política” a las puertas de la cita electoral del pasado mes de mayo, cuando volvía a concurrir por una lista electoral en Ponferrada. Así, recordó que el presentó su dimisión el 20 de marzo del 2011 “de forma voluntaria” porque se presentaba a las elecciones municipales como número 2 en la lista del PSOE, que encabezaba Samuel Folgueral.

“En ese momento, en la asamblea hubo un reconocimiento unánima de la labor que había realizado en la asociación y cuatro años después, a las puertas de otras elecciones, se produce una operación completamente política para perjudicar mi imagen pública y, lamentablemente para ellos, no lo pudieron conseguir como lo tuvieron previsto”, recalcó.

La ARMH, tranquila

Por su parte, desde la ARMH, su vicepresidente, Marco González, aseguró que la asociación afronta este proceso “con tranquilidad”. “Nos ha denunciado Santiago Macías a la ARMH, que es la asociación que dice que ha representado durante tantos años, y nosotros venimos a defendernos y a poner encima de la mesa algunas cosas muy feas que hizo”, afirmó.

En este sentido, González señaló que, entre otras cuestiones, su expulsión fue motivada por “apropiarse de algunos materiales que iban para la asociación, portarse mal con sus compañeros y con algunos familiares, hacer y deshacer a espaldas, tanto del equipo de trabajo como de la junta directiva, especialmente en los últimos años”.

A ello se suma que, una vez tomo posesión como concejal del bipartito, recalcó el vicepresidente de la ARMH, “detectamos algún problema contra la asociación, sobre todo a la hora de optar a locales públicos en Ponferrada, que finalmente se solucionó porque la universidad nos cedió las instalaciones”.

Marco González insistió en que el procedimiento de expulsión de Macías fue correcto, aunque ahora será la juez la que tendrá que decidir sobre él. “Hubo un proceso que comenzó en el 2014 y cuando el presidente de la ARMH le ofreció hacer una salida digna de la asociación o pedir su baja voluntaria por estos problemas que había ocasionado, Santiago dijo que no, que había que pelearlo, y por esos decidimos hacer el proceso de expulsión”, explicó.

Etiquetas
stats