Sanidad comienza a formar a 'pacientes expertos', tutores para enfermos con su misma patología

S. Calleja/Ical

La Consejería de Sanidad comenzará esta semana a formar a los primeros 'pacientes expertos' para lo que ha elegido la enfermedad de la diabetes. Esta figura se enmarca dentro de la Estrategia de atención al paciente crónico, y persigue contar con la complicidad de los propios pacientes para ayudar a otros que sufran la misma patología. La idea es que el 'paciente experto' guíe a otros en el conocimiento de los síntomas de la enfermedad, hábitos de vida saludable y herramientas para tener una mayor calidad de vida. Todo, eso sí, en estrecha colaboración con los profesionales sanitarios.

Con esta iniciativa, Sanidad pretende que el paciente ejerza un papel más activo y responsable en el control de su patología, y, en consecuencia, en el uso del propio sistema, ya que una mayor capacitación y conocimiento de su enfermedad conllevará menor frecuentación de los servicios de urgencias, y menor grado de hospitalización.

Para comenzar a formar a los primeros 'expertos', Sanidad ha organizado una jornada que tendrá lugar este miércoles, 11 de diciembre, en la sede de la Consejería. La metodología del programa se basa en identificar a determinadas personas que padecen una patología crónica, en este caso diabetes tipo 2, que puedan servir de referente para informar, formar, asesorar y resolver dudas cotidianas a otras personas con la misma enfermedad, explicaron a Ical fuentes de la Consejería.

El objetivo es fomentar el autocuidado y formar sobre las conductas saludables y positivas, utilizando el apoyo 'entre iguales', para lo que en todo momento se cuenta con el asesoramiento y la supervisión de los profesionales sanitarios de su ámbito más cercano, es decir, de la atención primaria.

El programa del paciente experto se engloba además dentro del proyecto iniciado por la Gerencia Regional de Salud para ordenar algunas iniciativas que ya existen en los centros asistenciales, de modo que se fija una metodología común que beneficiará a enfermos no sólo de diabetes, sino en el futuro también de otras patologías como ictus, problemas cardiovasculares, hipertensión arterial, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer, artrosis, artritis, fibromialgia, e insuficiencia renal.

Al finalizar todas las fases formativas que ahora se inician, los participantes estarán en condiciones de identificar su papel en el cuidado de la salud; ser proactivos en el manejo de la enfermedad; compartir experiencias y proponerse objetivos de salud asumibles; identificar pautas para resolver problemas cotidianos de salud; utilizar técnicas de relajación; manejar las emociones y los síntomas de la enfermedad; seguir una alimentación saludable; incrementar el ejercicio físico; mejorar la comunicación con el médico, y corresponsabilizarse en el seguimiento de la medicación y de los consejos sanitarios.

Modelo de cuidados

La Estrategia de atención al paciente crónico en Castilla y León pretende transformar el conjunto del sistema sanitario desde el actual modelo, centrado en el diagnóstico y en el tratamiento de procesos agudos, hasta un nuevo modelo de cuidados para el cada vez mayor número de enfermos con estas patologías para las que las ciencias de la salud todavía no han encontrado cura.

Sus tres objetivos son el asegurar la continuidad asistencial, potenciar la autonomía y responsabilidad de los enfermos, y la innovación y la gestión del conocimiento. Todo ello se concreta en siete líneas estratégicas (integración asistencial; continuidad con la atención sociosanitaria; adaptar la organización a las necesidades del paciente crónico; autocuidado, corresponsabilidad y participación; promoción de la salud y prevención de la enfermedad; tecnologías facilitadoras del cambio y, formación e investigación) con 23 proyectos concretos.

Mayor responsabilidad

Esta ambiciosa estrategia, aprobada hace ahora casi un año, es uno de los compromisos de legislatura del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera. Se implantará de forma progresiva y conllevará importantes cambios tanto en el trabajo de los profesionales sanitarios de Atención Primaria y Especializada, como en una mayor responsabilidad por parte de los pacientes.

En estos momentos, en la Comunidad hay 1,14 millones de pacientes crónicos, de los que un cinco por ciento son de especial complejidad; un 15 por ciento tiene procesos de alto riesgo y el 80 por ciento restante, procesos crónicos estándar. Su atención representa algo más del 70 por ciento del gasto sanitario, con el 80 por ciento de las consultas totales y el 60 por ciento de las estancias hospitalarias, y además protagonizan una de cada tres visitas a los servicios de urgencia hospitalarios.

Etiquetas
stats