Rescatan una cigüeña con un ala rota en Folgoso de la Ribera y reclaman que la Junta “informe de su suerte”

La cigüeña con el ala rota en Folgoso de la Ribera.

Agencia ICAL / ileon.com

Un vecino del municipio berciano de Folgoso de la Ribera recogió el pasado martes a una cigüeña que caminaba por la carretera de acceso al pueblo visiblemente herida en su ala izquierda. Tras diversas gestiones con el Seprona, el animal fue trasladado en la jornada de ayer por un agente medioambiental a la base de Cueto, desde donde hoy se trasladó nuevamente al centro de recuperación de fauna silvestre.

Sin embargo, para que se recogiera el animal se recorrió un tortuoso camino administrativo, con negativas incluso del funcionario encargado de la recogida en primera instancia. “La persona que se tiene que encargar de estos casos, a la que de hecho pagan para ello, no va a pasar a por la cigüeña 'porque no', una cuestión que al parecer ya ha pasado más veces”, explica.

Tras llamar al Seprona les indican que “en un día” se pasaría a recoger al ave, recomendándoles no capturarla ellos “por si acaso se hicieran daño”. Pero finalmente deciden atraparla. “La cigüeña sigue caminando por la carretera de vez en cuando y tras un par de horas decidimos cogerla, porque tantas horas por ahí podría acabar la cosa en accidente o que no amaneciera viva por otros motivos”, aseguran. La dejaron en un cercado, pero al no llegar nadie a recoger a la cigüeña volvieron a llamar a la Guardia Civil “dispuestos a poner una denuncia”, con lo que al final, con mucho retraso, apareció un agente medioambiental para trasladar al ave a la base del Cueto; y de allí, “se supone porque no se ha confirmado pese a las llamadas” a un centro de recuperación de animales silvestres.

Tras el episodio, los vecinos denunciaron que la tardanza en el traslado del ave se debe a que una única persona se encarga en toda la provincia de recoger animales heridos para llevarlos a este centro de recuperación. Igualmente, lamentaron “la ”sospechosa opacidad“ con la que operan estos centros de recuperación. ”¿Por qué no se puede saber qué pasa con los animales que nos hemos preocupado por salvar?“, se preguntaron.

“Más transparencia”

En ese sentido, reclamaron a la Junta que lleve a cabo “un servicio de calidad y con transparencia” con respecto a la fauna protegida recuperada. “Pregunto si puedo saber qué será de esa cigüeña, y me dicen que no, que una vez que se manda un animal para el centro de recuperación, ya no se sabe ni si llega, ni se puede uno interesar por su suerte”, porque, según el vecino de Folgoso de la Ribera, “ni teléfono hay”.

“Pero es que la cosa es aún más sospechosa –continúa–, ya que uno de mis interlocutores me dice que él ha hecho de intermediario para varios envíos de animales, algunos perfectamente recuperables, y que en ningún caso ha vuelto a saber de ellos... y que debiera, porque los animales, una vez recuperados, se debieran soltar en su lugar de procedencia. Lo cual debiera hacerse con ese agente medioambiental intermediario ya que en esos casos es quien sabía de dónde salió el animal”. “¿Entonces, qué pasa aquí?”, se pregunta en un correo enviado a los medios de comunicación.

“Déjennos saber si mandamos a los animales a un matadero o a una oportunidad y déjennos saber de su suerte”, subrayaron los vecinos, que recordaron que en este municipio sólo se tiene constancia de la presencia de una pareja de cigüeñas.

En la actualidad en Castilla y León hay tres Centros de Recuperación de Animales Silvestres (C.R.A.S.) en las provincias de Valladolid, Burgos y Segovia y dos Centros de Recepción de Animales Silvestres (C.R.F.) en las provincias de Zamora y Salamanca que constituyen la red de centros de atención de fauna silvestre y que gestiona a través de una encomienda la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León.

Etiquetas
stats