Zamora Zamora
Zamora

Incendios forestales

Más de 900 hectáreas arrasadas y 220 profesionales trabajando contra los incendios de la Sierra de la Culebra

incendio forestal sierra de la culebra zamora 2022 verano
Agencia ICAL | 16/06/2022 - 21:52h.

Más de 220 profesionales de Infocal, de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ministerio de Defensa, del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) y de otras comunidades autónomas y administraciones locales trabajan en las labores de extinción de los incendios declarados en la sierra de la Culebra, en Zamora, que ha arrasado ya alrededor de 900 hectáreas. Ha causado además un trabajador herido por quemaduras, al parecer leve.

La llegada de vientos del este, con rachas de hasta 40 kilómetros por hora, y las altas temperaturas de casi 40 grados centígrados complican las labores para frenar un fuego que la Junta mantiene en nivel 2 de peligrosidad al afectar a varios municipios, tal y como informó en un comunicado.

A lo largo de esta tarde se han producido nuevos focos en los municipios zamoranos de Riofrío de Aliste, Ferreras de Arriba y Ferreras de Abajo a consecuencia de los rayos caídos la pasada noche. Sin embargo, actualmente no se prevé peligro para las viviendas de la zona. Igualmente, el maquinista del bulldozer accidentado del operativo de lucha contra incendios forestales de la Junta de Castilla y León (INFOCAL) esta mañana evoluciona favorablemente.

La primera perimetración provisional, realizada a las 17.30 horas a través de los sistemas de medición de los medios aéreos, arroja una cifra aproximada de 738 hectáreas en el fuego de Ferreras de Arriba (a las 16.07 horas), de 127 en el foco de Riofrío de Aliste (a las 16.35 horas) y de 28 hectáreas en el de Ferreras de Abajo (a las 11.08 horas). Se trata de mediciones aproximadas, ya que la gran cantidad del humo y la morfología irregular de los incendios restringe la visibilidad de forma importante.

Los medios del operativo Infocal que estaban actuando esta tarde son seis técnicos, 18 agentes medioambientales y celadores, una decena de autobombas (ocho de Infocal y dos de bomberos), diez cuadrillas terrestres, ocho bulldozer, diez helicópteros, cuatro cuadrillas helitransportadas ELIF y el Puesto de Medio Avanzado (PMA), con una unidad de apoyo técnico.

A ellos se suma el respaldo prestado por la UME con seis autobombas y un bulldozer; y un avión de coordinación ACO, una BRIF y una BLP y 2 aviones anfibios por parte del Ministerio para la Transición Ecológica.

Los fuegos se originaron entre las 20.00 y las 21.00 de este miércoles, cuando una tormenta seca y los fuertes vientos registrados en la sierra de la Culebra provocaron once focos en la provincia, de los que cuatro continúan activos. A las 22.20 horas la Junta declaró el nivel 1 de peligrosidad en la localidad de Riofrío de Aliste y a las 1.40 horas se decretó el nivel 2 por simultaneidad de incendios entre algunos de estos términos municipales.

Más de un centenar de profesionales del operativo Infocal han trabajado en relevos desde el comienzo del incendio en las labores de extinción, a los que se han sumado medios y efectivos de la UME, el Ministerio, la Comunidad de Madrid y Galicia.

Desolación y admiración por el esfuerzo

La Junta cambió de ubicación el centro de mando instalado para la extinción de los incendios de Zamora ante la posibilidad de que corriera peligro si prospera alguna lengua a causa del fuerte viento.

Cuatro de los once focos que provocó ayer de forma casi simultánea la tormenta con aparato eléctrico en la Sierra de la Culebra (Zamora) permanecen activos, concretamente, en los términos municipales de Riofrío de Aliste y Ferreras de Arriba, y su extinción presenta una "dificultad extrema", debido a la sequedad del terreno, la alta temperatura y, de forma especial, el viento reinante y la orografía.

"Las cosas están muy mal. Se ha reavivado algún foco por culpa del viento. De hecho, están cambiando el centro de mando, que estaba a un kilómetro de Sarracín de Aliste, en dirección a Ferreras de Arriba, precisamente por los cambios de viento y para evitar riesgos. Lo pondrán al lado de la estación del ferrocarril, en una zona más segura", explicó, en declaraciones a la agencia Ical, el alcalde de Riofrío de Aliste, Germán Matellán.

"Es terrible. Cada poco sale un conato y está volviendo locos a los trabajadores. Se necesitaría un ejército entero para sofocar esto. Si un foco cobra magnitud de pronto por el viento es peligroso y hay mucho humo y te puedes ver con problemas por las numerosas laderas. La situación es grave", añadió.

Germán Matellán, quien aseguró a Ical que se quedará en la zona por la noche "para lo que se necesite", calculó que "se quedará muy corta" la estimación inicial de más de 900 hectáreas de pino de repoblación, castaño y monte bajo, como ya indicaron hoy la delegada territorial de la Junta en Zamora y el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, Clara San Damián y Manuel Moreno.

"Uno de los frentes ha avanzado y se ve con claridad. Es dificilísimo acotar y ha progresado más hacia Ferreras de Arriba, que hace linde con Sarracín. En esos montes, con subidas y bajadas, no se puede prever cómo va a ir el fuego. Acaban de salir unas llamas enormes en un sitio en el que estuvieron trabajando toda la mañana. Otro foco que se reaviva. A ver si el helicóptero puede con ellas pero los medios aéreos están a punto de retirarse", relató a Ical.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, expresó también su "preocupación y tristeza" por lo que definió como "un espectáculo desolador", con muchos daños. "Sentimos preocupación y, también admiración por todo el personal que está trabajando del Ministerio, de la Junta, la Unidad Militar de Emergencias, la Guardia Civil y los Bomberos, intentando extinguir los incendios", señaló.

"Tenemos la esperanza de que en poco tiempo se pueda dar este incendio por extinguido pero la situación no solo no mejora, sino que está empeorando", concluyó.

Ante las críticas crecientes

Ante las numerosas críticas por la falta de medios a pesar de la ola de calor y la alerta máxima de incendios, decretada por la propia Junta, la Consejería de Medio Ambiente defiende que cuenta con un operativo de lucha contra incendios forestales, durante la época de peligro alto (EPA), formado por más de 4.540 profesionales, 773 medios materiales terrestres y 33 medios aéreos para proteger los montes de Castilla y León, además de 223 puestos de vigilancia distribuidos estratégicamente por las nueve provincias.

"La lucha contra los incendios forestales es una prioridad para la Junta de Castilla y León, por lo que el Infocal presta un servicio básico durante todo el año y alcanza su máximo nivel en los meses de mayor riesgo de incendios forestales: julio, agosto y septiembre", defendió en un comunicado.

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario
publicidad
publicidad