Polémica por el avituallamiento de los bomberos forestales que la Junta niega

Bombero forestal en las labores de extinción de un incendio en Salamanca. // Jose Vicente / ICAL

Antonio Vega

La Junta de Castilla y León niega problemas en el avituallamiento de las brigadas que luchan contra los incendios forestales, reiteradas a través de las redes sociales estos últimos días y que ya se produjeron durante el pasado incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora que calcinó más de 25.000 hectáreas. Imágenes de pequeños bocadillos y quejas por la escasez de agua se han producido de forma individual pero reiteradas por colectivos como Bomberos Forestales en Lucha o la asociación de agentes medioambientales Apamcyl, que critican la logística del operativo antiincendios de Castilla y León, que solo este viernes tuvo que actuar en 35 incendios, 7 ellos de gravedad.

Un bombero forestal publicó en días pasados un tuit en el que explicaba lo recibido durante uno de los incendios localizados: un bocadillo con cinco litros de agua para la brigada de siete personas. El texto se ha viralizado en estos últimos días siendo usado como ejemplo de la situación del operativo autonómico, informaciones que fuentes de la Consejería de Medio Ambiente tachan de “falsas”.

La ola de calor ha llevado a una situación extrema al operativo de lucha contra los fuegos en Castilla y León, que desde el incendio de la Sierra de la Culebra ha elevado el tono de sus críticas al Gobierno de Castilla y León, centradas en el consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones, y el presidente autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, como máximos responsables del mismo.

La Junta de Castilla y León ha salido al paso de la oleada de críticas con un video publicado en su web de información forestal, Naturaleza CyL, que ha sido respondido por colectivos como Apamcyl o Bomberos Forestales en Lucha negando su versión. La Consejería de Medio Ambiente replica que el reparto de comida y bebida “está garantizado” desde los centros provinciales de mando y los puestos de mando avanzado que se montan en los incendios forestales más graves, 7 en las últimas horas en el territorio de Castilla y León. Según el Gobierno autonómico pueden producirse algún tipo de problemas “puntuales” y que para los repartos de los últimos incendios se usan medios de Cruz Roja o de los servicios de Protección Civil locales.

Sobre las aportaciones de los ayuntamientos afectados y voluntarios la Junta asegura que les da la bienvenida a cualquier colaboración pero que “en todo caso” garantizan el acceso a comida y bebida de los operativos y sus distintos turnos.

Algunas de las críticas recibidas por la Junta de Castilla y León hacen referencia a retrasos en los suministros y comidas basadas en bocadillos durante muchos días seguidos. La asociación Apamcyl reitera que buena parte del avituallamiento “es gracias a los vecinos de los pueblos y a los jefes de cada equipo que buscan agua en fuentes y gasolineras pagándolo de su bolso para que la gente no muera deshidratada”.

Fuentes del Gobierno autonómico consideran que parte de estas críticas obedecen a una campaña “orquestada” en redes sociales contra la Junta de Castilla y León y la Consejería de Medio Ambiente.

Castilla y León hace frente este fin de semana a una docena de incendios activos, ocho de ellos de gran magnitud. En la mañana de este sábado, la Junta ha informado que los fuegos de Monsagro, en Salamanca, y en Navafría, en Segovia, se encuentran en nivel 2 de peligrosidad, mientras que los de Navalonguilla y Cebreros, en Ávila; Paradaseca, en El Bierzo; Candelario, en Salamanca; Figueruelas de Arriba y Roelos de Sayago, ambas en Zamora, están a nivel 1. Todas las provincias, a excepción de Valladolid, se encuentran con algún foco, según ha informado la Junta en su último parte.

Cerca de un centenar de vecinos de las localidades de Monsagro y Guadapero continúa en el albergue habilitado en Ciudad Rodrigo para acoger a los evacuados por el incendio que asola estos municipios salmantinos. Los vecinos de Morasverdes ya han podido volver a sus casas.

Desde este viernes, cuatro personas han resultado heridas a causa de los incendios, dos de ellos trabajadores forestales debido al humo y una afectada por un incendio en su vivienda. El último, un agente medioambiental de León que ha tenido un accidente en carretera cuando llevaba avituallamiento al incendio de Páramo del Sil. Según ha afirmado la Junta, ha sido atendido en una ambulancia y ya está en casa.

Etiquetas
stats