La planta de gestión de residuos del polígono de Camponaraya no se somete a evaluación ambiental

Ical

El proyecto de almacenamiento y gestión de residuos, que se ubicará en el polígono industrial de Camponaraya (León), no debe someterse al procedimiento de evaluación de impacto ambiental, según indica la resolución de la Delegación Territorial de León y que publica en su edición de hoy el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

Así, señala que dadas las características del proyecto de 'Instalaciones para gestor de residuos no peligrosos (almacenamiento) y residuos peligrosos (almacenamiento de baterías usadas)', se considera que “el impacto potencial del mismo es reducido y compatible con los valores medioambientales de la zona afectada, así como su probabilidad, duración y frecuencia”.

También considera su afección “versible”, siempre y cuando se tomen medidas preventivas y correctoras para evitar la contaminación de suelos, aguas y atmósfera. “El almacenamiento de los residuos deberá realizarse en condiciones adecuadas sin causar afecciones al medio circundante y evitando cualquier tipo de contaminación”, añade el la valoración realizada por la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo, que resuelve el “no sometimiento” a esa evaluación de impacto ambiental.

El informe destaca su ubicación, en un polígono industrial y en una nave ya construida y en buen estado de conservación, que “no tiene coincidencia geográfica con espacios naturales protegidos, ni con terrenos pertenecientes a la Red Natura 2000”, al tiempo que el riesgo de afección al suelo y aguas subterránea se considera “bajo” y las emisiones de ruido “admisibles” por estar en una zona industrial.

Etiquetas
stats