Turrones artesanos para mimar el postre de las cenas de Navidad en la Confitería Alonso

turrones alonso

Nuria V. Martín

Juanjo y Magdalena llevan 25 años haciendo turrones con sus propias manos en la calle Roa de la Vega 20, y anteriormente otros muchos más en el negocio familiar en Mansilla de las Mulas, con los conocimientos adquiridos en su día en el Centro de Nuevas Técnicas en Pastelería Saper. Durante diez horas al día elaboran once variedades de turrón: pan de Cádiz, cappuccino, yema, crema tostada, guirlache, chocolate, nata-nuez, frutas, rajalmendra, blando clásico y duro clásico pero pensado para no tener que ir al dentista después.

Confitería Alonso tienen bandejas degustación con diez tipos de turrones diferentes

Tanto a las manos artesanas que los crean como a los clientes el que más les gusta es el blando de siempre porque no mancha los dedos de grasa y deja un gusto muy fresco en el paladar. Sin embargo, para no quedarse con ganas de probar alguno o tener que comprar una tableta de cada uno Confitería Alonso ha creado unas bandejas degustación con diez clases de diferentes tamaños con tres, cinco o siete piezas de cada turrón.

El producto que utiliza es el Piñón de Castilla y la Almendra Marcona, la más rica y equilibrada en azúcares, amargor y acidez. Hay que recordar que la denominación de turrón lo obtiene el producto que contiene un 40% de almendra para ser de calidad estándar, si supera el 50% es de calidad extra y si lleva más del 60% es de calidad suprema. En la Confitería Alonso garantizan que cada uno de sus turrones tiene la denominación que proporciona la materia prima de calidad con la que trabajan.

En Navidad lo que más demanda la gente son los turrones, pero además tienen almendraros, empiñonados y figuritas de mazapán que se hace una a una a mano y sin moldes. Y para poner un cierre redondo a las fiestas están sus famosos Roscones, de los que ya os hablamos el año pasado, que comienza a amasarlos el 2 de enero hasta 4-6 días después del Día de Reyes.

Es una confitería pequeña y artesanal, un negocio familiar que sacan adelante dos pares de manos, por lo que hacen cada producto con mucho mimo. Aunque no quieren copar su mercado para no sacrificar la calidad, en esta época del año sus jornadas son muy intensas, de unas diez horas sin descanso, ya que las elaboraciones son lentas con diferentes tiempos. Un trabajo de mucho esfuerzo, por lo que tienen que acudir a un fisioterapeuta cada dos semanas para poder seguir, que deja claro que con la comida no se juega, aunque la Confitería Alonso haga verdaderas obras de arte.

Dirección: C/ Roa de la Vega, 20

Teléfono: 987 23 72 92

Facebook: https://www.facebook.com/ConfiteriaAlonso

Etiquetas
stats