Monserrat y Triana recurren la dura sentencia por la marihuana encontrada en su piso tras matar a Carrasco

Madre e hija en una fotografía que dio a conocer La 8 de TVCyL.

C.J. Domínguez

En el caso paralelo al del asesinato de la presidenta de la Diputación y el PP leonés, Isabel Carrasco, que se seguía contra su presunta asesina, Montserrat González y su hija, Triana Martínez, por la marihuana encontrada en el piso de León que ambas compartían, las dos mujeres pelearán para no pagar por la dura decisión judicial recientemente impuesta y que le atribuía a ambas por igual un delito contra la salud púbica. Este delito, según sentencia del 7 de octubre, las supone a cada una año y medio de prisión y 3.000 euros de multa.

El letrado de ambas ha presentado un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial a la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de León. Porque la considera exagerada. Montserrat y Triana, madre e hija, se niegan a pagar tan dura pena por una plantación de marihuana que cultivaron -y en la que se hicieran desenfadadas fotos- en la finca familiar de Carrizo, que reconocen ahora en el recurso que “sólo eran cuatro plantas”, y por el hecho de que el resultado de aquella plantación apareciera después repartido en siete bolsas dentro de un bolso de Carolina Herrera en el armario de la madre, con un peso total 620,66 gramos, cuando la Policía Nacional registró su piso el día en que Carrasco cayó abatida de tres disparos.

El letrado defensor de ambas se ha puesto manos a la obra y ha planteado sendos recursos de lo más argumentados judídicamente, con abundancia de pruebas, informes, valoraciones y jurisprudencia, tratando de demostrar que al magistrado de lo Penal 1 de León 'se le fue la mano' con la durísima pena que les ha impuesto ambas, dando por hecho que los indicios dejaban claro que la droga era para traficar con ella y por ende lucrarse.

Pero el abogado dedica 35 intensos folios tan sólo en el caso del recurso de Montserrat para desmontar la tesis del juzgado ante la Audiencia, que tendrá que pronunciarse sobre la sentencia si admite a trámite este recurso. En los 35 folios, abundancia de argumentos. Por ejemplo, que el hallazgo de la marihuana fue casual, indicando no se registraba su piso por sospechas de tráfico de drogas, el cual por otro lado el letrado considera que evidencia el hecho de que en el piso apareciera tan escasa cantidad de dinero y por supuesto no hubiera ni balanza de precisión ni ningún otro utensilio que se emplearía para ello si la droga fuera para vender.

También insiste la defensa en que está acreditada la dolencia de espalda de Montserrat desde años atrás, motivo por el que argumentaba consumir “algún porro desde hace años”, así como infusiones, pero que habría dejado de consumir meses antes de su detención; asegura que la cantidad, peso y precio de mercado de la droga no son motivos suficientes para presumir que se dedicara a venderla, como indicarían numerosas sentencias previas que menciona; y mucho menos el hecho de haberse fotografiado con las plantas en Carrizo.

En el caso concreto de la joven ex funcionaria de la Diputación Triana Martínez, similares criterios que en el caso de su madre forman parte de su recurso, abundando en ella el hecho de que está demostrado que ni era consumidora entonces ni nunca. “No parece que pueda deducirse una participación efectiva de Triana en un delito de tráfico de frogas porque al margen de la mera convivencia existan unas desenfadadas fotos en las que aparecen juntas madre e hija en la plantación de marihuana. (...) Las mismas no suponen una activa participación en un delito, no resultando acertado el razonamiento del juzgador, pues el cultivo ha sido admitido exclusivamente por la madre y el hecho de que fuera conocedora de la existencia de dicha plantación y de que se hiciera fotos con su madre no puede ni debe servir para presumir en contra de reo un delito”, reza el texto.

Etiquetas
stats