Localizan los restos de un represaliado del franquismo en una fosa de un cementerio de Ponferrada

Fosa del cementerio de Fuentesnuevas en Ponferrada.

Agencia ICAL

La fase de prospección en el cementerio de Fuentesnuevas de Ponferrada dentro de los trabajos de búsqueda de víctimas represaliadas por el franquismo ha permitido localizar una fosa individual en la que se encuentran los restos de una persona, de manera que una vez que se tengan los permisos pertinentes, se procederá a su exhumación para poder llevar a cabo el estudio de ADN.

Así lo anunció hoy el alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, durante su visita a los trabajos, en la que estuvo acompañado por las concejalas de Hacienda e Infraestructuras, Mabel Fernández y Carmen Doel, el historiador Alejandro Rodríguez y miembros de la Asociación Sputnik Labrego, y en la que aseguró que ya se ha mantenido contacto con algunos familiares de víctimas directas que podrían estar en el lugar.

Ramón, que calificó este hallazgo como “muy positivo” y “un primer paso”, explicó que se continuará trabajando en el cementerio de Fuentesnuevas y en otros lugares donde existen informaciones fiables de que pueda haber más fosas con restos de represaliados.

El regidor ponferradino explicó que, en su intento de que el de Ponferrada “llegue a ser un Ayuntamiento libre de fosas”, se da continuidad al primer proyecto de Lugares de Memoria, en el que se localizaron 51 puntos de interés en el municipio, entre los que se encontraban posibles fosas. Este proyecto, que cuenta con una financiación municipal de 60.000 euros bianuales, se lleva a cabo con la colaboración de la Asociación Sputnik Labrego y se mantendrá mientras el socialista “sea equipo de Gobierno”, de manera que “en todos los presupuestos habrá una partida para tal fin mientras haya una sola fosa”.

Asimismo, el Ayuntamiento de Ponferrada concurrirá a la convocatoria de la Federación Española de Municipios y Provincias para la realización de actuaciones de recuperación de Memoria Democrática, a la que solicitará el inicio del primer trabajo de estudio y prospección en el cementerio del Carmen.

Segunda fosa

El historiador y director de los trabajos, Alejandro Rodríguez, explicó que la prospección se llevó a cabo en la zona de extramuro del antiguo cementerio hasta localizar, hasta el momento, una fosa individual, aunque se sospecha que pueda encontrarse una segunda, debido a que “hay un testimonio de una persona que vio los hechos, a las víctimas y cómo los enterraban”, por lo que “se seguirá buscando si es que sigue en su lugar”.

Una vez concluidos los trabajos de prospección se elaborarán los informes “positivos” y se procederá a tramitar todos los permisos a través de la Comisión Técnica de Memoria Democrática de la Junta de Castilla y León para proceder a la exhumación del cuerpo entorno a finales de septiembre o principios de octubre y, posteriormente, estudiar los restos en la Universidad de León y hacer un perfil genético para comprobar su identidad y contrastarla con las dos familias contactadas.

“Si todo es positivo, el fin último será devolverles de una vez por todas los restos de sus seres queridos, porque lo que estamos haciendo aquí es sacar a una víctima del lugar donde decidieron sus asesinos, hace más de 80 años, dejarlo enterrado para que pueda regresar con sus seres queridos”, puntualiza Rodríguez, quien detalla que el cuerpo encontrado “sí sufrió un enterramiento fuera de lo común al encontrarse fuera del propio cementerio, en una postura que evidencia que fue lanzado”, lo que permite saber que “se trata de una víctima de la dictadura”.

Sin embargo, los trabajos inicialmente buscaban fosas comunes con grupos de personas al contar con dos fechas diferentes de enterramiento, aunque el testimonio del testigo ahora señaló que se podía tratar de solo dos personas. “Tendremos que comprobar con las siguientes fases de trabajo si son esas víctimas y si son esas identidades”, expone.

En concreto, según las hipótesis con las que se trabaja, las víctimas enterradas en el cementerio de Fuentesnuevas podrían tratarse de José Aira del Valle, de Villafranca del Bierzo, que fue asesinado a mediados de septiembre de 1936, y Dositeo González, procedente del municipio de Cervantes, en la provincia de Lugo, que fue sacado de su domicilio en torno a mediados de agosto de ese mismo año.

Cementerio del Carmen

El historiador Alejandro Rodríguez explicó que en el Cementerio del Carmen se tendrá que hacer “un proyecto y un estudio muy profundo” para “determinar los cuadrantes, cómo estaba organizado el cementerio a finales de los 60”, ante la constancia de que “ahí estaban las personas que morían en Ponferrada” y que “todavía hay restos ahí”.

Para ello, habrá que ser “muy precisos” para poder determinar con exactitud “cuáles son los lugares donde se puedan localizar a víctimas” lo que hace que sea “un proyecto muy complejo” en el que se irá trabajando “poco a poco” en base a “la documentación propia del antiguo cementerio, testimonios directos y otras referencias que determinen todos los movimientos que se produjeran”.

Etiquetas
stats