La lluvia y el polvo del Sáhara enfangan León y hacen saltar alarmas respiratorias

Estampa del centro de León con la calima en el ambiente.

Como si se asemejara a Marte. Lo llaman también 'lluvia de sangre'. Se trata de un fenómeno asociado a la calima que trae a gran parte de la Península Ibérica este martes una gran masa de aire caliente proveniente del Sáhara y que ha comenzado a dejar ya importantes acumulaciones de polvo en suspensión en la atmósfera, algo que se mantendrá a lo largo de toda la jornada.

Así, León amanecía hoy rojiza. Los coches y las mismas aceras presentaban una sorprendente acumulación de polvo, que más bien en algunos puntos era barro, ya que se había juntado con la humedad que dejaron anoche las precipitaciones de lluvia.

La escena dejaba boquiabiertos a todos cuantos madrugaban. Se sucedían las fotos. Y no sólo al suelo o a las superficies sino también a un cielo rojizo, más que nublado, acompañado todo ello con un incremento no menos sorprendente de las temperaturas, hasta el punto de que a las ocho de la mañana se rozaban los 10 grados centígrados.

La situación estará extendida por toda la península y se espera que en algunos puntos las concentraciones de polvo en superficie pueda alcanzar hasta los 500 microgramos por metro cúbico (µg/m3), informa el Ministerio para la Transición Ecológica. Los modelos con los que trabajan los meteorólogos indican que la situación se extenderá al menos hasta la madrugada del miércoles.

El polvo en suspensión ha hecho que se disparen los niveles de partículas PM10 en la atmósfera, también en León, haciendo que las estaciones de medición de la calidad del aire que miden este contaminante alcanzan niveles muy altos desde última hora de la noche del lunes y las primeras horas del martes.

Y es que en la estación de León 1, situada en el Crucero, ha alcanzando los 500 µg/m3 a las 7.00 de la madrugada, cuando a las 00.00 horas de la madrugada era de 150 µg/m3. Pero otros puntos han hecho saltar más que las alarmas: en Lario, en la montaña leonesa, la cifra ha alcanzado los 1.000 150 µg/m3 desde las cuatro de la madrugada.

La existencia de estos niveles de polvo en suspensión es perjudicial para toda la población, aunque especialmente para las personas mayores de 65 años, niños menores de 6 y ciudadanos con problemas respiratorios. La exposición a niveles elevados de partículas puede causar irritación de las vías respiratorias y de los pulmones, mayor susceptibilidad a infecciones respiratorias y empeoramiento de sus síntomas en asmáticos, alérgicos y pacientes con enfermedades crónicas respiratorias.

Pinchando en este enlace de Barcelona Dust Regional Center se puede apreciar de manera interactiva la manera, la dirección y la intensidad con la que la calima sahariana ha impactado de lleno en España y cómo uno de los puntos de más acumulación ha sido León y la Región leonesa.

Etiquetas
stats