La Junta se plantea reformar más ventanas, esta vez donde hay aulas, en el colegio San Isidoro de León

A la izquierda, arriba, las nuevas ventanas y persianas, mientras el resto permanecen.

La Junta de Castilla y León se ha planteado en su programación anual de cara al próximo curso reformar nuevas estancias y cerramientos, es decir, más ventanas y persianas, en el colegio San Isidoro de León, esta vez ya sí para aislar mejor estancias de uso educativo en la que dan y reciben clase profesores y alumnos de este centro público de la capital leonesa.

Es decir, que la Dirección Provincial de Educación en León pretende ir más allá de la única inversión hasta el momento realizada en este sentido, no exenta de polémica, en la que invirtió el pasado verano casi 26.000 euros para cambiar ventanas y persianas exclusivamente de la última planta del centro, concretamente en la que trabajan funcionarios de equipos del Servicio de Orientación.

Es decir que, como demostró ILEÓN, dejó fuera de los beneficios de esa reforma a todos los profesores y los alumnos, a pesar de que muchos de ellos son de “alta complejidad socioeducativa”, al estar incluido por la Junta este colegio en el Programa 2030, muchas veces bautizado como 'centro gueto', en los que Educación agrupar prioritariamente a alumnos de familias de etnia gitana o procedencia extranjera, entre otras minorías, con la excusa administrativa y docente de que así se les dirigen mejor los recursos.

Fuentes oficiales de Educación de León reconocen que ahora, de cara a las nuevas inversiones que cada año acomete la Consejería en centros educativos, “se contempla la continuación de la sustitución de las ventanas del CEIP San Isidoro, así como de otros centros de la provincia”.

“La continuación de esa mejora en este centro está propuesta por la Dirección Provincial de Educación para este ejercicio”, detallan las mismas fuentes. Sin embargo, es cierto que no está decidido finalmente que se vayan a ejecutar en concreto en San Isidoro porque con todas las propuestas de León, como de las de más provincias de la Comunidad, ahora “tiene que resolver en su momento la Consejería de Educación” los centros en los que reparte su presupuesto anual.

Primero, “los despachos más fríos”

Aún así, tratan de dar una explicación a la decisión de que la inversión prioritaria fuera a la única zona no docente de este colegio, que sufre tradicionales problemas de calefacción y hasta esa obra del pasado verano permanecía sin reformar desde hace más de 40 años desde su construcción.

“Normalmente no se realiza la obra de todo un edificio a la vez”, detallan las fuentes de Educación de la Junta, “por razones de optimización de los tiempos de ejecución de las obras” y también “para atender las necesidades del mayor número de centros posible”. Por eso, procuran tener en cuenta “las prioridades dentro de un mismo edificio”.

Aquí la prioridad fue sólo la última planta, de los equipos de Orientación, porque “con carácter general se comienzan a cambiar las ventanas de las zonas más al norte y las más altas, por tratarse de los despachos más fríos”. La zona reformada en este caso, sin embargo, sí fue en la última planta pero no la que tiene orientación norte sino sur, de cara a la fachada principal del edificio.

Aún sin impulsar las obras por venir

En todo caso, continúa Educación, las nuevas posibles mejoras en este centro no están a fecha de hoy ni licitadas, ni decididas en detalle, ni presupuestadas específicamente, algo que suele ocurrir a la altura del mes de marzo para que dé tiempo a la Junta a formalizar el contrato de modo que se aproveche el verano para realizar los trabajos.

Por último, las mismas fuentes detallaron a este medio que el pasado año 2021 se acometieron obras del mismo tipo, es decir, reforma de ventanas, en un total de diez centros escolares de la provincia de León, dos de ellos institutos de enseñanza secundaria y ocho colegios de infantil y primaria, contando al colegio San Isidoro.

Etiquetas
stats