La Junta mete a padres y empresas en una comisión para controlar la comida escolar

Comida Serunion collage

Ical

Las asociaciones de padres y las empresas concesionarias tendrán representación en las futuras comisiones provinciales de comedor escolar, órganos colegiados de participación que la Consejería de Educación de la Junta pone en marcha con el objetivo de mejorar el funcionamiento de este servicio público tras la polémica de gusanos en la sopa de seis colegios, cinco en la provincia de León.

Según se recoge en la edición de hoy del Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), donde aparece publicada la orden que regula estas comisiones, las mismas estarán presididas por los diferentes directores provinciales de educación e integradas por dos representantes de la empresa o empresas concesionarias del contrato de gestión de los comedores escolares en la provincia, mientras que las asociaciones de padres también contarán con dos representantes. Además, también habrá un representante de la dirección provincial de educación que actuará como secretario con voz y voto.

Estas comisiones, además de reunirse al inicio del curso, también se celebrarán de forma trimestral con carácter ordinario, y de forma extraordinaria si lo solicitan la mitad de sus miembros. Su objetivo principal, según reza la orden, “es promover la mejora del servicio público de comedor escolar en los centros docentes públicos no universitarios de la Comunidad de Castilla y León”.

Según se especifica “las comisiones provinciales de comedor escolar tienen como objetivos la mejora de la calidad del servicio público de comedor escolar y el acercamiento de su gestión a los usuarios mediante la creación de un foro que favorezca la participación de los diferentes sectores implicados en el desarrollo del servicio”.

Los miembros de estas comisiones - el director provincial de Educación, dos miembros de la empresa y dos de las federaciones de asociaciones de padres- podrán acceder a los comedores escolares siempre y cuando anuncien la visita con 48 horas de antelación.

Al inicio del presente curso escolar el escándalo saltó al encontrarse larvas de gorgojo en las sopa de cinco colegios educativos de la provincia de León. Una polémica que llevó a las asociaciones de padres y sindicatos a reclamar que el contrato con la empresa Serunión se cancelara. La Junta multó por estos hechos finalmente a la UTE de la empresa adjudicataria con un 134.601 euros. Ahora se adopta una nueva medida con estas comisiones de comedores escolares para evitar casos como el sucedido al inicio del curso.

Etiquetas
stats