El Gobierno interviene la sanidad privada y material sanitario y despliega el ejército para luchar contra el coronavirus

unidad militar de emergencia UME

ILEÓN/ELDIARIO.ES

Los ministros de Sanidad, Salvador Illa; de Interior, Fernando Grande-Marlaska; de Defensa, Margarita Robles; y Transportes, José Luis Ábalos, han comparecido en Moncloa pasadas las 20:30 horas del domingo para explicar el desarrollo en cada una de las áreas del estado de alarma que el Consejo de Ministros decretó este sábado. La primera medida que han acordado es que el Gobierno pone a las órdenes “de todos los consejeros de las comunidades autónomas” todas “las instalaciones de la sanidad privada” para las necesidades que requiera la crisis del coronavirus.

lla ha comenzado agradeciendo “el comportamiento cívico” de la ciudadanía española tras el decreto del Estado de Alarma, y el homenaje que se ha hecho en todos los rincones de España a los profesionales sanitarios, al que el Gobierno se suma.

El Gobierno también va a intervenir el material higiénico y sanitario necesario para hacer frente al coronavirus. “Todas aquellas personas que dispongan de material y las empresas con capacidad de producción de este tipo de productos deben ponerlo en conocimiento del Gobierno. El incumplimiento conllevará su correspondiente sanción”, ha especificado Illa que ha dado un plazo de 48 horas. El ministro ha comenzado agradeciendo “el comportamiento cívico” de la ciudadanía española tras el decreto del Estado de Alarma, y el homenaje que se ha hecho en todos los rincones de España a los profesionales sanitarios, al que el Gobierno se suma.

Los consejeros autonómicos, con esta intervención, podrán “habilitar espacios en locales públicos o privados” para prestar la atención que necesiten los pacientes, según la decisión del Gobierno. Dentro de las competencias de Sanidad, el ministro también ha ordenado otra medida aparte de la intervención de la sanidad privada: quedan suspendidas las rotaciones de residentes que aún no hayan obtenido su especialización y se autoriza “con carácter excepcional y transitorio” su contratación para la gestión sanitaria de la crisis.

Margarita Robles, ministra de Defensa, ha decretado las medidas correspondientes a su cartera. Hoy se ha reunido con los representantes de “todas las Fuerzas Armadas” y se pondrán también todos los medios de los hospitales militares –Gómez Ulla, en Madrid, y el de Zaragoza– a disposición del Ministerio de Sanidad. Pondrán también a disposición de la crisis los médicos militares en reserva, así como camas de hospitales de campaña. “Tendrán la total disponibilidad de la sanidad militar”, ha resumido.

Robles se ha comprometido también a “tomar medidas para las personas que carecen de hogar y que no tienen recursos” durante esta crisis, en la que se ha ordenado el confinamiento domiciliario para frenar el contagio de Covid-19. La presencia de las Fuerzas Armadas en las ciudades “se incrementará” los próximos días para poder asegurar todas las medidas tomadas, ha añadido, en colaboración la Guardía Civil y Policía. De momento la Unidad Militar de Emergencias se ha desplegado en las ciudades donde está sus bases: Madrid, Valencia, Sevilla, Zaragoza, León y las capitales de las provincias canarias.

Marlaska, en interior, ha anunciado la “suspensión de las comunicaciones ordinarias y salidas de permiso” de las personas recluidas en instituciones penitenciarias, de por sí “un ámbito muy sensible” por estar de por sí privadas de libertad. En compensación, “se ampliará” el régimen de llamadas al exterior. Ha reportado que ni en las cárceles ni en la vía pública “se están produciendo incidentes reseñables”, lo cual demuestra “el carácter cívico y responsable” de los ciudadanos, algo que también han puesto en valor otros ministros.

Restricción de desplazamientos

El Gobierno ha dictado que se reduzca al 50% la oferta pública de tranporte con competencia estatal, excepto el servicio de cercanías de Renfe que mantiene el servicio de momento y se modulará en función de la situación epidemiológica. En cuanto a transporte que en competencia autonómica o local los porcentajes recaerán en esas instituciones, garantizando el acceso de los ciudadanos a sus puesto de trabajo “en todo caso”. En los trenes de Renfe la capacidad se reducirá un 30% por lo que la oferta caerá hasta el 85%. El objetivo, “evitar al máximo el riesgo de contagio entre pasajeros, operadores” y demás trabajadores.

Etiquetas
stats