EL Gobierno defiende el fin de la hibernación económica de este lunes pero insiste en que sigue el confinamiento

Pedro Sánchez y los presidentes autonómicos en una teleconferencia. Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este domingo tras la reunión que ha mantenido de forma telemática con los presidentes de las Comunidades Autónomas la decisión de finalizar el periodo de suspensión de trabajo para actividades no esenciales, con la incorporación este lunes de decenas de miles de trabajadores a sus puestos donde no sea posible el teletrabajo.

El también líder del PSOE ha explicado que “Acaba de concluir el periodo de suspensión excepcional de actividades no esenciales adelantando ocho días la Semana Santa. Entre lunes y martes se van a reanudar las actividades económicas que fueron hibernadas y solo esas. Las demás actividades que fueron interrumpidas seguirán estando interrumpidas. El confinamiento general será la regla estas dos semanas”.

El mandatario monclovita ha seguido usando términos bélicos para explicar la situación de la pandemia generada por la enfermedad Covid-19 como responder sobre los reproches de la oposición, “No va a haber ningún reproche. Necesitamos hacer frente a la guerra y a la posguerra” o al hablar sobre los retos de salida de la crisis sanitaria “La tarea es ingente, será larga y necesitará de la capacidad y el talento de todos. Estamos inmersos en una guerra total que nos incumbe a todos y la respuesta debe ser común”

Sánchez ha rechazado diferencias de criterio dentro del Gobierno y con las Comunidades Autónomas, “El Gobierno tiene una unidad de acción total. (...) Cada semana nos estamos reuniendo con los presidentes de las comunidades autónomas y el ministro de Sanidad también lo hace”. Ha calificado de “constructivas” las críticas de las Autonomías y ha realizado un llamamiento a la “desescalada de la tensión política” antes de empezar la ronda de contactos con las fuerzas políticas para intentar llegar a un gran acuerdo por la reconstrucción económica y social que se ha bautizado como una reedición de los Pactos de la Moncloa de 1977.

En la Conferencia de Presidentes de este domingo, la quinta desde el inicio de la actual crisis, varios presidentes han cuestionado la decisión de abrir centros de trabajo este lunes con el fin del permiso obligatorio en trabajos no esenciales, con una catarata de quejas de las autonomías por falta de información y previsión ante la crisis.

Sobre la medida de una renta vital básica temporal, anunciada por la vicepresidencia del Gobierno de Pablo Iglesias como inmediata, el presidente del Gobierno ha declarado que “Nuestra propuesta del ingreso mínimo vital es ponerlo en marcha lo antes posible” añadiendo que “Nos gustaría que esa propuesta contara con el aval no solamente de los agentes sociales, sino también de las fuerzas políticas” pero sin horizontes temporales concretos.

El estado de alerta permanece activo hasta el próximo 26 de abril aunque el Gobierno ya ha anunciado que pedirá más prórrogas al Congreso, que es quien tiene que actualizarlas. Se mantiene por tanto en vigor el Real decreto aprobado el pasado 14 de abril y todas sus medidas de limitación de desplazamientos.

Etiquetas
stats