El Gobierno aguanta la presión de las autonomías y da largas a los confinamientos domiciliarios

Concha Ortega / ICAL . Una persona mayor mira por la ventana.

Belén Remacha / elDiario.es

El Gobierno de Pedro Sánchez aguanta la presión de las autonomías y pide “tiempo” para poder evaluar los resultados de los toques de queda y los confinamientos perimetrales de las Comunidades antes de hablar de confinamientos domiciliarios.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha reunido esta tarde con los consejeros autonómicos de la rama y con la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, para analizar las medidas puestas en marcha en los territorios con el estado de alarma. Han decidido que, con “carácter general”, las medidas tienen que seguir aplicándose durante un tiempo mínimo de 7 días, ha explicado Illa. Pero “si hay alguna situación epidemiológica concreta, en la que previsiblemente aumente mucho la movilidad, los puentes, por ejemplo, que hagan aconsejable tomar medidas” de otro tipo, de “días no consecutivos”, habrá “reuniones bilaterales” con la Comunidad Autónoma implicada y se podrá modificar excepcionalmente esa regla.

El gobierno de Madrid ya ha expresado públicamente que pedirá cerrar solo durante el próximo puente autonómico del 9 de noviembre –la festividad de La Almudena–. “Es vigente la instrucción que nos dieron” para este puente del día 9, ha comentado Illa, y lo ha justificado en que “si hay razones específicas de variar este periodo mínimo” se discutirá.

Isabel Díaz Ayuso ya decidió la semana pasada, con motivo del día de Todos los Santos, confinar perimetralmente la región que preside solo durante los tres días del fin de semana largo. Lo decidió así a pesar de que sus homólogos de Castilla y León y Castilla-La Mancha, y de otras muchas comunidades, que sí tomaron la medida durante 15 días. A Díaz Ayuso se le ha opuesto, incluso, su vicepresidente, Ignacio Aguado. Él cree que se debería alargar la prohibición de salir de la comunidad a todo el mes de noviembre, arguyendo que además “da un balón de oxígeno a la economía” que los madrileños se queden dentro del territorio y consuman. El gobierno central acusó a Díaz Ayuso la semana pasada de limitar la restricción solo a los puentes para “crear confusión de forma calculada”, pero Sanidad lo autorizó.

Algunas comunidades, entre ellas País Vasco, han pedido a Illa permiso para modificar la limitación horaria del toque de queda, que ahora mismo está estipulada para aplicarse entre las 22 y las 00 y las 5 y las 7, y para permitir los confinamientos domiciliarios. El real decreto actual, vigente desde el pasado domingo y con una duración de seis meses, no contempla dar cobertura legal a toques de queda más largos ni a confinamientos domiciliarios, y el ministro por ahora rechaza modificarlo. Illa ha indicado que las medidas actuales necesitan “un periodo de entre dos y tres semanas” para notarse y por tanto ha pedido “tiempo”.

Es decir, Illa ha puesto el ejemplo de que “para ver el efecto que ha tenido el cierre de la hostelería en Cataluña hay que esperar entre dos y tres semanas desde el momento de la implementación”, así que como mínimo necesitaría aún una semana para valorar ampliar el toque de queda y otras restricciones más duras que las actuales. Sobre los confinamientos domiciliarios en concreto ha insistido en que es “respetable” que los gobiernos regionales quieran “prever” la situación necesaria pero se ha remitido a la “estrategia” actual, “son medidas muy potentes”. El argumento es el mismo: “No contemplamos de momento un confinamiento domiciliario, contemplamos que se evalúen las medidas actuales”. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, declaraba ayer martes que, aunque “no se puede descartar nada”, todavía hay “margen” para ver el efecto de las medidas antes de pasar a un encierro.

El Consejo Interterritorial que reúne al ministro con los consejeros y consejeras es el órgano de cooperación y “cogobernanza” establecido para este estado de alarma, que el Gobierno ha aprobado por 6 meses. Es decir, es el espacio en el que se revisarán las actuaciones y se modificarán si la situación así lo requiere. “El centro de decisiones de esta pandemia”, ha definido Darias.

Etiquetas
stats