Fernándo Savater imparte en San Isidoro la conferencia 'La ironía filosófica'

Asistentes al acto en la Colegiata de San Isidoro.

ileon.com

Fernando Savater ha impartido este miércoles una conferencia 'La ironía filosófica' que ha comenzado a las 12.00 horas en la Colegiata de San Isidoro incluida en el curso de verano de la Universidad de León 'Humor ironía y sátira en la mitología clásica. Supervivencia en el arte y en la literatura', bajo la dirección del profesor Juan Matas.

Natural de San Sebastián, el filósofo, activista y escritor español galardonado en 2008 con el Premio Planeta por 'La hermandad de la buena suerte' ha realizado una consideración genérica de lo que es el humor, “el papel en nuestra vida, en nuestra economía psíquica”, explica Savater, quien se ha centrado en la figura de un satírico y escritor sirio de expresión griega del siglo segundo después de Cristo Luciano de Samosata. “Fue el primer escritor y maestro que inventó el viaje a la luna y a los infiernos e hizo una sátira de su tiempo, de las creencias de los impostores e intransigentes que tenían intereses como en la actualidad”, comenta el filósofo.

Respecto al humor de hoy en día y su uso para desvirtuar irónicamente la actualidad o a los poderosos, Savater explica que “los humoristas hacen todos los días sátira del día a día, toman los arquetipos de nuestro tiempo como espejos que deforman las imágenes y figuras para mostrar más los defectos o desproporciones de cosas cotidianas o de actualidad”, comenta el Premio Planeta.

En el marco del curso este miércoles a las 18.30 horas habrá la presentación de una obra de teatro que a las 20.30 horas se representará en el Auditorio Ciudad de León. El jueves día 8 el curso finalizará con una visita de los asistentes al Museo del Prado de Madrid.

Conferencia 'La ironía filosófica'

El pensador Fernando Savater ha advertido que la sociedad actual quizá se esté tomando “demasiado en serio las cosas que no son serias” y, en cambio, esté asumiendo las que verdaderamente lo son “envueltas en frivolidad”. Savater ha destacado la importancia del humor, sin caer en la trivialidad, porque también sirve para poner de relieve aquello que importa. “A veces nos tomamos las cosas tan poco a la tremenda que llega a ser tremendo antes de que nos demos cuenta de que está siéndolo. Si nos hubiéramos tomado las cosas un poco más a la tremenda, quizás no hubiéramos llegado aquí”, ha subrayado.

A su juicio, el humor es “muy importante siempre”, porque sirve de “anestésico para que la vida no duela tanto” y, además, supone un “acto de coraje” cuando uno las “está pasando canutas”, como sucede ahora con la crisis. En relación con la situación económica, Savater ha comentado que le gustaría tener “algo sensato que decir” y aportar “soluciones”, pero que por el momento solo tiene “preocupaciones” a este respecto.

Sobre el terrorismo en el País Vasco, ha recalcado que el ambiente está “más tranquilo” porque los partidarios de la lucha armada no la han ejercido en el último verano, pero ha incidido en que sigue habiendo “muchos grados” de violencia. “Está la bomba o el tiro y luego está la paliza. Nos hemos mejorado de unos, otros están ahí pendientes”, ha enfatizado.

No obstante, tampoco ha renunciado a la ironía en este asunto, en el que, tras ser preguntado por una imagen suya practicando 'footing' en San Sebastián rodeado por un grupo de escoltas, no ha dudado en responder: “No. Estaría en una carrera o en una maratón”.

En su intervención en el curso, el filósofo vasco ha indagado en el papel del humor a través de la figura del escritor del siglo II Luciano de Samósata, al que ha definido como el inventor de una “especie de ciencia ficción humorística”, que le llevó a viajar a la luna, al infierno e incluso al estómago de una ballena. “Era el santo patrono de Voltaire y Jonathan Swift; un humorista muy puro”, ha continuado Savater, quien ha calificado al autor como un surrealista dentro del helenismo del siglo segundo. “Incluso tiene antecedentes de la cocina de Ferran Adriá, porque los personajes que viven en la luna se alimentan del aroma de ranas fritas y eso suena bastante a El Bulli”, ha apuntado.

En su opinión, Luciano de Samóstata es “sorprendente” porque es “irreverente” y “cáustico”, porque “se lo toma todo a broma” y detesta a los impostores, personajes cuya presencia -ha puntualizado- sigue siendo “una constante” en la historia de la humanidad.

Para el filósofo, dedicarse al humor siempre ha sido visto como algo inferior, ya que parece que no puede ensalzarse a nadie que no sea “lo suficientemente pesimista”. “La tragedia perdura, el humor pasa”, ha concluido Savater, quien ha querido dejar claro que “el valor consiste en no tener miedo a la muerte y que el humor consiste en no tener miedo a la vida”.

Etiquetas
stats