Los farmacéuticos insisten en controlar la tensión, el peso y el colesterol para frenar los ictus

Ical

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de León han advertido de la necesidad de controlar mediciones como la tensión, el peso y el colesterol para no desarrollar factores de riesgo y frenar los casos de ictus, que ascienden a 600 cada año en el área sanitaria de León. Según informaron los farmacéuticos a través de un comunicado, cada año ingresan en la Unidad de Ictus del Hospital de León más de 470 pacientes, lo que entienden como un dato suficiente para “poner freno” a esta enfermedad.

Los farmacéuticos han organizado hoy un seminario sobre el ictus, que es una de las enfermedades vasculares más frecuentes entre la población, y en el que se pretende “reforzar” las tareas de prevención con el apoyo de las farmacias a la hora de informar sobre la enfermedad y crear hábitos de control de peso, tensión y otras mediciones, sobre todo entre la población de riesgo.

El ictus es un problema de circulación de las arterias cerebrales, y el más frecuente, que afecta al 70 por ciento de los pacientes, es el ictus isquémico, que es una obstrucción en el interior de la arteria por un trombo. En el ictus hemorrágico, la arteria se rompe y sangra en el interior del cerebro, que es lo que se conoce como derrame cerebral.

Aunque hay factores de riesgo que no se pueden modificar, como es el caso de la edad o el sexo, también hay otros que sí es posible controlar como la hipertensión arterial, el tabaquismo, la diabetes, los niveles altos de colesterol o triglicéridos, el consumo excesivo de alcohol, la obesidad y el sedentarismo. Aunque las enfermedades vasculares en general son más frecuentes entre los hombres, al hacer alusión al ictus, la incidencia de esta enfermedad afecta a mayor número de mujeres.

Etiquetas
stats