Europa vigilará los precios del mercado lácteo tras el fin de las cuotas este mes

Beatriz Manrique/ Ical

La Comisión Europea vigilará la evolución de los precios del mercado lácteo, que verá el fin de las cuotas a finales de marzo. En una reunión con los 28 ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE), Bruselas ha señalado que confía en que el Observatorio de Precios del Mercado Lácteo dé un seguimiento al sector en los próximos meses, con el fin de garantizar la estabilidad.

El sistema de cuotas lácteas se puso en marcha en 1984. Con su conclusión, los Estados miembros temen que el sector se vea afectado, así como por la volatilidad de precios. Sin embargo, Bruselas prevé que el consumo global aumente un dos por ciento cada año.

En el caso de España, fuentes comunitarias confían en que las explotaciones más competentes no tengan problemas, aunque reconocen que las explotaciones de montaña tendrán más dificultades para hacer frente a la mayor competencia.

Por otro lado, los 28 ministros han debatido sobre la agricultura ecológica. El objetivo del Consejo es sacar adelante una normativa que garantice los mismos controles y exigencias tanto para los alimentos ecológicos europeos como a los importados de terceros países como América Latina y África.

España considera que las normas de armonización darán lugar a una competencia leal y a más seguridad para el consumidor. Sin embargo, algunos Estados miembros como Suecia y Dinamarca están en contra de incrementar las exigencias a terceros países, al considerar que supondrá un obstáculo al comercio.

Además, hay diferencias en cuanto a los pesticidas. Grecia y Países Bajos, entre otros, piden que no se permitan este tipo de sustancias en la agricultura ecológica procedente de terceros países, mientras que otros los aceptan siempre y cuando haya unos criterios de evaluación únicos tanto para la UE como para las importaciones.

Por su parte, España y la mayoría de países han defendido que se mantenga el sistema actual de controles anuales, y han rechazado establecerlos según los análisis de riesgo. Sobre este punto, España y Francia han pedido una excepción para el caso de los cultivos permanentes como el viñedo y el olivar, de forma que no tengan que someterse a controles tan asiduos.

Pese a estas discrepancias, la mayoría de los Estados miembros ha apoyado en líneas generales la futura normativa de armonizar las exigencias a productores europeos y extranjeros. Ahora, la Presidencia de turno de la UE recopilará las propuestas y mejorará parte del texto, tal y como le han pedido algunas delegaciones, con el objetivo de cerrar un acuerdo en mayo.

Por último, el Consejo ha debatido sobre la simplificación de la Política Agrícola Común (PAC). Los Estados miembros abogan por que haya menos sanciones y por que los pagos verdes sean más fáciles de aplicar.

Etiquetas
stats