España supera los 30 millones de personas vacunadas con la pauta completa contra la covid

Vacunación masiva de la covid-19 en el Bierzo. / César Sánchez / ICAL

elDiario.es

España ha superado este miércoles la barrera de los 30 millones de personas que han recibido la pauta completa de la vacuna contra la COVID-19, un 63,8% de toda la población.

En total, las comunidades han administrado desde el inicio de la campaña, en diciembre de 2020, 62.193.144 dosis, con lo que, además, 35 millones de personas tienen al menos una primera dosis de alguno de los antídotos disponibles en España, un 73,9% de la población.

Este miércoles se cumplen precisamente 100 días desde que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara que quedaba ese lapso de tiempo para alcanzar el 70% de población inmunizada. El objetivo del Ejecutivo, en realidad, era hacerlo antes de que termine este mes, aunque harán falta más días si el ritmo se mantiene como hasta ahora.

Este miércoles, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha celebrado a través de un mensaje en su perfil de Twitter, que España haya alcanzado el 70% de su población diana vacunada, esto es, la población mayor de 12 años, que es para la que está aprobada por el momento la vacunación en España.

No obstante, el impacto de la variante delta, más contagiosa que las anteriores, ha obligado a los expertos a recalcular el porcentaje de población vacunada con el que se puede hablar de inmunidad de grupo, ese momento en el que el virus deja de circular y disminuye su peligrosidad, y consideran que es mejor apuntar al 90% y no al 70% para llegar a ese objetivo.

Por grupos de edad, un 90,5% de los mayores de 40 tiene la pauta completa de vacunación (dos dosis de Pfizer, Moderna o AstraZeneca o bien una sola de Janssen) y un 93,5% ha recibido al menos el primer pinchazo. De ellos, los mayores de 80 están completamente inmunizados desde hace meses y quedan muy pocas personas mayores de 70% por recibir la segunda dosis.

La vacunación obligatoria: debate con muchas pegas éticas y poco quórum científico

España se enfrenta en septiembre a otra etapa de la pandemia y de la inmunización. Hasta ahora los esfuerzos se han centrado en reducir el número de contagiados y aumentar el de vacunados. Pero después del verano, cuando presumiblemente se haya alcanzado el 70% de la población con pauta completa, toca responder a nuevas preguntas. ¿Hay algún supuesto que justifique la vacunación obligatoria? ¿Qué pasa con quienes vuelvan a las oficinas sin el certificado? ¿Y a los colegios? ¿Pueden las empresas forzar o perjudicar a los que no hayan querido vacunarse?

España había sorteado con éxito el debate de la vacunación obligatoria que muchos países han tenido que enfrentar. Mientras que Italia, Francia, Grecia o Estados Unidos preparaban estrategias para presionar a ciertos grupos a inyectarse las dosis, en nuestro país el ritmo de vacunación seguía creciendo hasta alcanzar récords mundiales. No obstante, el último mes ha cambiado un poco el tablero. Los brotes en residencias de mayores y el pico de contagios entre los grupos de mayor edad han llevado a ciertas comunidades a exigir que se vacune a los sanitarios y a los trabajadores de los geriátricos.

Etiquetas
stats