Unicaja hace balance del ejercicio 2019, marcado por la mejora de sus resultados

junta general de accionistas de unicaja

Unicaja Banco aprobó este miércoles la gestión del Consejo de Administración y las cuentas anuales de 2019, en la Junta General Ordinaria de Accionistas que también abordó los resultados e hitos de dicho ejercicio, así como las medidas adoptadas en la situación actual de crisis sanitaria con motivo de la pandemia del coronavirus.

La entidad afronta la actual situación desde una posición de compromiso y “fortaleza” financiera, que permitirá apoyar a sus clientes, dar respuesta a los cambios de la sociedad que se avecinan y vislumbrar el futuro como proyecto empresarial sólido, según informó en un comunicado.

En ese sentido, el presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, manifestó durante su intervención que la sociedad y la economía españolas están atravesando un reto sin precedentes, y, desde el convencimiento de que la banca debe ser parte de la solución. “Estamos convencidos –añadió- de que, gracias a ese esfuerzo colectivo, podremos también superar con éxito la situación excepcional que ahora se vive y los enormes desafíos que tenemos por delante”.

Al respecto, Azuaga, señaló que en Unicaja Banco son conscientes del cambio social profundo que se acerca, y consideró que pueden abordar el papel que esta sociedad emergente les demanda, teniendo en cuenta que ese cambio obliga a las entidades financieras a un esfuerzo de anticipación para adecuar sus servicios a las necesidades de los ciudadanos, empresas e instituciones.

La Junta de Accionistas, que se celebró por vía telemática, contó con un quorum de asistencia del 81,29 por ciento del capital social y con un refrendo casi unánime de las propuestas tratadas. Antes de abordar los puntos del orden del día, el presidente trasladó las condolencias por todos los fallecidos a causa del Covid-19, con especial mención y recuerdo al directivo de la entidad Mariano Anaya, y envió un mensaje de aliento a quienes padecen la enfermedad.

Plan estratégico, en el nuevo escenario

La entidad ha obtenido el apoyo mayoritario de los accionistas, que han refrendado la gestión en 2019, “un ejercicio –en palabras del Presidente de Unicaja Banco- en el que la entidad ha afrontado numerosos retos, internos y externos, y ha demostrado una capacidad de superación que ha permitido situarla en los primeros puestos en ratios de solvencia y liquidez”.

El ejercicio 2019 también estuvo marcado por la aprobación del Plan Estratégico y de Transformación para el período 2020-2022, la transformación digital y la dinamización comercial, entre otros aspectos.

Asimismo, la Junta de Accionistas de Unicaja Banco también ha ratificado el nombramiento y designación de una nueva consejera independiente, con perfil tecnológico, María Luisa Arjonilla López, y la reelección del auditor de cuentas de la sociedad.

Fortaleza financiera

Con relación a los resultados financieros de Unicaja Banco en 2019, el presidente de la entidad dijo que 2019 fue un ejercicio caracterizado por la mejora de los resultados de la actividad y de los indicadores de la entidad. Así, recordó que el grupo obtuvo un beneficio neto de 172 millones de euros, lo que supone un aumento del 12,9 por ciento respecto al ejercicio 2018, que contrasta con la variación del sector, que disminuyó el resultado en un 13 por ciento.

Explicó que la mejora de este resultado ha estado fundamentada en el aumento del margen bruto, la disminución de los gastos de explotación y las ventas de participaciones en sociedades, así como en unas reducidas necesidades de saneamientos de activos no productivos, y que, además, se dotaron fondos por 230 millones de euros para mejorar la rentabilidad futura.

En relación con los indicadores económico-financieros de la entidad, Azuaga destacó aspectos como la mejora de los niveles de solvencia, con ratios de capital entre los más altos del sector, que superan holgadamente (1.578 millones en CET1 y 1.121 millones en el capital total) los requisitos establecidos por el BCE en el marco del SREP (Proceso de Revisión y Evaluación Supervisora).

También resaltó la sostenida reducción de los activos no productivos, con un descenso de la exposición superior a los 1.100 millones de euros, y el mantenimiento de elevados niveles de cobertura (58 por ciento) de los activos dudosos y los activos adjudicados, que se han visto reforzados, “siendo de los más altos del sector, representando (tales activos) sólo el 1,8 por ciento del balance total”, según afirmó.

De igual modo, Azuaga destacó el incremento de la actividad y la capacidad comercial, plasmada en un aumento del crédito no dudoso de manera sostenida y rentable, y de los recursos generadores de mayor rentabilidad, así como los excelentes niveles de liquidez (14.000 millones de euros, lo que supone el 25 por ciento del balance) y un elevado grado de autonomía financiera.

Por último, el presidente de Unicaja Banco puso de manifiesto una sólida capacidad de generación de resultados, que, junto con los niveles de solvencia y la calidad del balance, habían permitido presentar ante la Junta General “una propuesta de un importante incremento del beneficio destinado al pago del dividendo”.

“Sin embargo, en función de la situación actual y de las directrices del BCE, la decisión de su abono ha quedado diferida hasta que exista una mayor visibilidad sobre los efectos de la crisis –apuntó-. En una próxima junta general, el Consejo elevará una propuesta de aplicación del resultado acorde a las circunstancias del momento”, según explicó. También apuntó que en la actual coyuntura, la entidad ha decidido, asimismo, desactivar los esquemas de retribución variable establecidos referentes al personal directivo.

Etiquetas
stats