Ecologistas en Acción denuncia que la Junta permita salir a cazar pero no trabajar los huertos

Riego en los huertos ecológicos de la Universidad de León

eldiariocyl.es

Ecologistas en Acción denuncia que la Junta de Castilla y León haya autorizado la caza para controlar la población de especies como el jabalí o el conejo, pero que en cambio no permita el cuidado de huertos y fincas de autoabastecimiento. En un comunicado, que recoge eldiariocyl.es, los ecologistas rechazan que el gobierno autonómico “de nuevo, favorezca a los que quieren pegar tiros a toda costa”.

Desde la asociación recuerdan que el pasado 17 de marzo, dos días después de que se inició el confinamiento como medida contra la expansión de la Covid-19, la Junta emitió un escrito “claramente antijurídico” que permitía cazar en grupos de cuatro, sobre el que tuvo que dar marcha atrás. Ahora, en relación a la nueva Instrucción 2/FYM/2020 de control de las poblaciones de fauna silvestre, para prevenir “daños a la agricultura y riesgos para la sanidad animal”, acusan de nuevo al Director General de Medio Natural, José Ángel Arranz, y al Gobierno autonómico de plegarse “a las presiones e intereses” del “lobby de la caza”.

Los ecologistas lamentan que la laxitud que demuestra la consejería que dirige Juan Carlos Suárez-Quiñones con los cazadores, no se replique a la hora de permitir salir a los ciudadanos que tienen un huerto o explotación pequeña o de autoconsumo. “Han pasado más de 40 días de confinamiento y no se ha visto interés por parte de la Junta de Castilla y León en apoyar a los pueblos y las actividades agrícolas no comerciales que se desarrollan en ellos”, denuncian.

Castilla y León es una de las Comunidades en las que no se permite acudir a las fincas agrícolas a las personas que no sean autónomas cuando “en la región existe un gran número de personas que cultivan huertos o frutales pero que no se dedican profesionalmente a ello”, critican. Comunidades como Galicia o la Comunitat Valenciana sí permite la realización de estas actividades, recuerdan.

Ecologistas en Acción afirma, además, que la caza no se ha mostrado como un instrumento eficaz para atajar el problema de la sobrepoblación. Señalan también que los cazadores realizan el control de especies “en razón de sus intereses” y no en el de “los de los agricultores o de la sociedad”. “El objetivo final que persiguen es el mantener la temporada de caza durante todo el año, incluso en época de reproducción y cría de las distintas especies”, afirman.

En cuantoa la problemática del jabalí, que según la Instrucción de la Junta “está provocando daños a las personas y a sus bienes”, en concreto, con las zoonosis (transmisión de enfermedades de animal a humano) el contagio de enfermedades al ganado, accidentes de tráfico y los daños sobre los cultivos agrícolas, la organización ecologista asegura que se trata de una afirmación “genérica y exagerada, además de no justificada porque no existen datos de tal densidad y tampoco de daños contrastados que la avalen”.

Por último, Ecologistas en Acción habla de “incoherencia absoluta”, ya que a la vez que la Junta considera dañinos a los jabalíes, obvia que ha concedido autorizaciones de cría de especies alóctonas (originarias de otro país) a granjas especializadas en la cría de jabalí de Rumanía, así como las numerosas repoblaciones con animales criados en granjas y su alimentación suplementaria para favorecer los Cotos de caza intensivos, “auténtico origen del problema”.

Etiquetas
stats