Uno de cada diez festejos taurinos que se celebra en Castilla y León acaba con sanción administrativa

Víctor Otero / ICAL Celebración del Torneo del Toro de la Vega en la localidad de Tordesillas.

Ical

Uno de cada diez festejos taurinos que se celebra en Castilla y León acaba con una sanción administrativa, multas que en la inmensa mayoría de los casos afectan a los denominados espectáculos populares -encierros, capeas y concursos de cortes-, que representan más del 81 por ciento de estos espectáculos.

El año pasado, la Junta de Castilla y León abrió 208 expedientes sancionadores, lo que supone que el 9,1 por ciento de los 2.275 festejos autorizados fue sancionado. Aunque con ligeras variaciones, este porcentaje se mantuvo estable en los últimos diez años en el conjunto de la Comunidad. Así, el nivel más alto se alcanzó en 2011, con un 15,2 por ciento, cuando se abrieron 359 expedientes entre los 2.363 festejos autorizados, mientras que, además del año pasado, el porcentaje también bajó de los diez puntos en 2009 (9,2 por ciento) y en 2013 (9,3 por ciento). En 2008, el año en el que se celebraron más festejos taurinos en Castilla y León, con 2.873, las sanciones ascendieron a 330.

Por provincias, más de la mitad de las sanciones se concentra en Valladolid (117), mientras que en Burgos, León y Zamora no se tramitó ningún expediente. Por detrás de Valladolid, la provincia más taurina de la Comunidad y que aglutina más de un tercio de los festejos de la Comunidad (702, de ellos 661 populares), se sitúa Salamanca con 57 sanciones, seguida de Ávila (17), Segovia (14), Palencia (2) y Soria (1).

Por otra parte, casi ocho de cada diez expedientes sancionadores que se abren desde las delegaciones territoriales de la Junta están motivados por el uso de vehículos de motor en el recorrido de los encierros. El resto también están relacionados con los encierros, aunque en este caso por la participación de menores, de personas que lo tienen prohibido o por la desobediencia de los caballistas a la autoridad. Por último, un pequeño porcentaje responde al maltrato de las reses, a la falta de autorización de los festejos o la ausencia del director de lidia o de campo.

Según se determina en el reglamento de espectáculos taurinos populares de la Junta, sólo se consideran infracciones muy graves las deficiencias de las condiciones médicos-sanitarias, así como la comisión en el mismo año de tres infracciones graves. En este caso la multas oscilan entre los 24.040 euros y los 60.1010.

En el caso de infracciones graves, que son las más habituales, las cuantías oscilan entre los 60 y . los 24.040 euros. Así, por el uso de vehículos en encierros la multa asciende a 190 euros; a 250 por la participación de menores o personas que lo tienen prohibido; a 800 por falta de autorizaciones y a medio millar por casos de maltrato a las reses.

El pasado año la cuantía total de las sanciones impuestas alcanzó en la Comunidad los 38.870 euros, que es la cifra más baja desde 2005. En este periodo el récord de recaudación y también de número de multas se alcanzó en 2006, cuando fueron 149.882 euros correspondientes a 361 expedientes sancionadores, por delante de 2007, con 116.986 euros correspondientes a 347 multas.

Evolución

Por otra parte, el número de festejos taurinos celebrados en Castilla y León el pasado año se incrementó por segundo año consecutivo y alcanzó 2.276, lo que supone una subida del 3,7 por ciento (82) con relación a 2013 y de un 5,1 por ciento en comparación con 2012, cuando se tocó fondo con 2.160. De todas formas, aún se está lejos de las cifras registradas antes de la crisis y del récord que se alcanzó en el año 2007 con 2.824 festejos (-19,4 por ciento).

Los espectáculos populares son los que mejor han capeado los recortes de gastos festivos a los que se han visto obligados los ayuntamientos. Así, en el caso de los encierros, que suponen el 41,6 por ciento del total de los festejos, la caída solo fue del 4,1 por ciento, al pasar de los 989 de 2007 a los 948 del pasado año.

Etiquetas
stats