Descienden en León un 4% los efectivos para la campaña de incendios

Efe

El número de efectivos de la Junta de Castilla y León para la campaña de incendios forestales de este verano ha descendido un 4% por los recortes económicos, aunque el delegado territorial, Eduardo Fernández, ha asegurado que se trata de un descenso “mínimo”.

Fernández ha presentado hoy en una rueda de prensa el operativo de incendios forestales para el año 2011 y ha explicado que esta reducción de personal de extinción se corresponde con el número de efectivos que compone una cuadrilla de tierra.

De esta forma, de los de los 714 operarios del año pasado, se pasará a un total de 684, de los que la mitad podrán ser transportados por el total de los medios aéreos de los que dispone la Junta de Castilla y León en la provincia leonesa.

En cuanto a medios materiales, durante la campaña estival se contará con un camión menos, aunque se suma al parque móvil una nueva máquina para la extinción de fuegos forestales.

Por ello, ha asegurado que este año se cuenta “prácticamente” con los mismos medios en una campaña en la que se espera un “peligro especial” debido a las lluvias caídas durante los dos últimos meses, que han propiciado la aparición de vegetación de más de medio metro, que puede actuar de “combustible”.

No obstante, desde la Junta de Castilla y León se ha recordado que este año se han invertido dos millones de euros en los trabajos en las labores de desbroce.

En lo que va de año se han registrado en la provincia de León un total de 218 incendios que han arrasado con más de 2.500 hectáreas de superficie arbolada, matorral y pasto.

Además, según ha afirmado Eduardo Fernández, el 64 por ciento de los incendios declarados en la provincia de León están provocados por las actividades agrícolas y ganaderas y la regeneración de pastos.

Así, el delegado territorial de la Junta ha lanzado un llamamiento a agricultores y ganaderos a “título personal”, para tratar de cambiar la “cultura del fuego” y erradicar su “mal uso” como una forma de limpieza, ya que esta práctica es la que genera más de la mitad de los incendios forestales.

No obstante, Fernández ha valorado el “comportamiento modélico” de las organizaciones agrarias profesionales, de los ayuntamientos de las provincias y de las pedanías en su labor para tratar de concienciar sobre este “problema”.

Respecto a las últimas décadas se ha registrado un descenso de la actividad rural, lo que ha provocado que el estado de los bosques se haya descuidado y haya aumentado el volumen de monte bajo y rastrojos, que favorece la expansión de los incendios.

Etiquetas
stats