CSI-F rechaza “enérgicamente” el borrador de la Junta sobre especialidades de Secundaria

Ical

El sindicato CSI·F en Castilla y León rechazó hoy “enérgicamente” el nuevo borrador del Real Decreto sobre especialidades de Secundaria porque considera que “desvirtúa la especialización de los profesores, valora sólo aspectos economicistas y tampoco reconoce la profesionalidad y especialidad del docente, mermando considerablemente la calidad de la educación. Además, da un trato de favor a la enseñanza privada frente a la pública”.

Según explica en un comunicado, el borrador que se ha dado a conocer establece las especialidades de los cuerpos docentes de Secundaria; regula las condiciones de la formación inicial del profesorado de los centros privados para ejercer la docencia en Secundaria y Bachillerato; y define las condiciones de Formación para ejercer la docencia en Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanzas de Idiomas.

La presidenta del sector de Enseñanza de CSI-F Castilla y León, Isabel Madruga, tildó de “despropósto” el borrador de una norma que agrupa dos decretos anteriores para los centros públicos y privados. Madruga explica que este nuevo borrador “rompe con la especialización de los profesores y deteriora la calidad educativa, obligando al profesorado a impartir materias que nada o poco tienen que ver con su titulación”. El propio decreto dice textualmente que se podrán asignar, en función de las circunstancias, materias distintas de la especialidad correspondiente a su cualificación académica y su experiencia docente.

Para el sindicato es una “incongruencia y un despropósito” las asignaciones de ciertas asignaturas. Por ejemplo, la de Artes Escénicas y Danza a Lengua Castellana y Literatura; la de Anatomía Aplicada a Educación Física; la de Biología a Matemáticas; la de Lengua Castellana y Literatura a Inglés, Alemán, Francés o Portugués; la de Geografía e Historia a Lengua Castellana; o la de Actividad Emprendedora y Empresarial a Filosofía.

Así, considera que la nueva norma se basa en “una visión puramente economicista. Más que regular las especialidades con respecto a las asignaturas impartidas, parece tratarse de una regulación para adecuar las plantillas de los centros a los recortes producidos los últimos años”, lamenta Madruga, al tiempo que señala que “no reconoce la profesionalidad ni la especialidad del profesorado, al que obliga a impartir todo tipo de materia; presenta un trato de favor al profesorado de los centros privados concertados y desregula la profesión docente”.

“No vamos a consentir que la administración siga con sus políticas de recortes a base de jugar con lo que denominan asignaturas afines, porque queremos una regulación clara y homogénea para todo el Estado de los requisitos y certificados de acreditación del dominio de la lengua, y porque es un despropósito que catedráticos y profesores de Secundaria de idiomas deban impartir clases también a alumnos de Primaria”, subraya.

Etiquetas
stats