La Junta asegura informar a diario al fiscal de Personas Mayores de la situación de las residencias

Militares de la UME desinfectando el exterior de la residencia El Roble de Caboalles de Abajo (Villablino, Laciana).

La Junta de Castilla y León asegura que informa a diario al fiscal delegado de Personas Mayores de la situación de las residencias de ancianos, según señaló este viernes la consejera de Familia, Isabel Blanco, que añadió que ha trasladado “de oficio” al Ministerio Fiscal los casos de los centros intervenidos, cuatro hasta la fecha, entre ellos la Residencia El Roble de Caboalles de Abajo (Villablino).

La consejera anunció este viernes que, junto a las tres que ya han sido intervenidas, la Junta decidió actuar en la de Briviesca, que cuenta con 29 residentes, de los que 21 han dado positivo. Blanco recalcó que este centro “tiene escasez” de trabajadores, y “lo mejor es la intervención”, dijo, para aclarar que parte de esos residentes se trasladarán a sus centro de Miranda de Ebro, porque es el que “está más cerca”. Además constató que han hablado con las familias para que ver si quieren levar a los casos negativos, por lo que “el personal que se quede podrá atender a los que se quede allí”.

Isabel Blanco manifestó que cada vez que intervienen una residencia informan y trasladan los informes pertinentes a al fiscal delegado de discapacidad y personas mayores. Asimismo, asumió que muchos profesionales se están contagiando y aclaró que para encontrar personal recurren al EcyL o a empresas, para asegurar que más de 400 personas voluntarias se han apuntado para poder prestar servio en esas residencias.

La consejera destaca el buen funcionamiento del modelo “en mi casa” de convivencia

Isabel Blanco remarcó que la Junta actúa en estos centros desde el 28 de febrero actualizando sus protocolos con las nuevas situaciones, en función de las necesidades y de las nuevas normativas. Asimismo, aseguró que el diálogo con la oposición del PSOE es permanente y ha incorporado a su plan de actuación medidas planteadas por los socialistas.

Por último, explicó que desde la Junta ya trabajaban antes de la crisis en una ley de atención residencial y asumió que después de la pandemia se deberán replantear todo el modelo. Con todo, defendió una apuesta por el modelo “en mi casa” porque las unidades de convivencia “funcionan mejor que las residencias de manera genérica y permiten un mejor aislamiento y controlar la propagación del virus. ”Seguiremos trabajando en esa vía“, concluyó.

Etiquetas
stats