Los hosteleros rechazan cierres del ocio nocturno y piden responsabilidad a ciudadanos y empresarios

Martín Méndez (izquierda) y Fernando de la Varga, este miércoles en rueda de prensa.

César Fernández

La hostelería no entendería el adelanto del cierre nocturno esbozado este martes por la Junta de Castilla y León para contener el repunte en la incidencia del coronavirus. “Con un ocio controlado, la situación sería mejor”, dijo este miércoles en León el presidente de la Confederación de Hostelería de Castilla y León, Fernando de la Varga, para advertir de que este tipo de medidas resultarían “catastróficas” para un sector que acumula “más de quince meses en pérdidas”, al tiempo que derivaría el contacto social a otros escenarios. “El botellón va a seguir funcionando. Y sería muy difícil de controlar”, señaló el presidente de Hostelería de León, Martín Méndez.

“La ciudadanía nos tiene que ayudar a mantenernos”, rogó De la Varga para lanzar un mensaje especialmente dirigido a los jóvenes, que actualmente son los más afectados por el repunte de la pandemia. “Parece que se creen autoinmunes, y eso no es cierto. Y además son transmisores: pueden transmitir el virus a sus seres queridos”, razonó el representante empresarial sin dejar de advertir al propio sector: “No nos podemos permitir que se produzca un cierre por una mala praxis”.

En similares términos se pronunció el presidente de Hostelería de León. “No podemos seguir pagando nosotros los platos rotos”, dijo Martín Méndez, que trasladó a la opinión pública la disposición a “presionar” para que la administración autonómica no adopte medidas como el adelanto del horario de cierre del ocio nocturno. De la Varga y Méndez ofrecieron una comparecencia tras mantener este domingo un encuentro con el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, al que vieron convencido de que la solución “no pasa por cierres, sino por concienciación social”.

Tras lanzar un recado al Gobierno de la nación porque, según su versión, “están llegando menos vacunas a Castilla y León” hasta ralentizar el objetivo de alcanzar la inmunidad de grupo, el presidente de la Confederación de Hostelería de Castilla y León también subrayó la importancia de poder aprovechar la campaña de verano, la que permitió “sobrevivir” en 2020. “Tenemos que trasladar un mensaje de tranquilidad a los posibles turistas”, apunto. Aun siendo consciente de que ante un repunte en la incidencia “alguna medida habrá que tomar”, se mostró partidario de mantener abierto el sector. “No podemos controlar”, concluyó, “aglomeraciones en piscinas o en fiestas patronales”.

Etiquetas
stats