De la conveniencia al amor: Así resumen Mañueco e Igea su primer año de gobierno en la Junta

Rubén Cacho / ICAL . El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente, Francisco Igea, presentan el balance del primer año de legislatura.

ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente, Francisco Igea, aseguraron este viernes que su matrimonio “por conveniencia” alcanzado hace un año para gobernar la Junta se ha convertido en una unión “por amor” en este primer año de mandato, después del trabajo codo con codo durante estos meses de pandemia por el coronavirus. El Ejecutivo de coalición de PP y Ciudadanos aspira a terminar la legislatura y cumplir el pacto de gobierno, aunque auguran que se verá afectado por el impacto de la crisis.

Mañueco e Igea comparecieron juntos en la sede de la Presidencia de la Junta para hacer un balance de los primeros 12 meses de gobierno en la Comunidad, marcados en los últimos meses por la gestión de la crisis sanitaria del COVID-19. Ambos destacaron la cohesión y unión del gabinete, que afronta con “determinación” el proceso de modernización y cambio de Castilla y León.

El vicepresidente de la Junta destacó que la coalición ha funcionado a la “perfección” y añadió que no contempla otro escenario que terminar la legislatura y cumplir el pacto de gobierno, cuya ejecución en su opinión va “muy bien”, puesto que antes de la pandemia ya se había iniciado la ejecución del 80 por ciento de sus 100 medidas. De esta forma, ante la oferta del PSOE a la líder de Cs, Inés Arrimadas, Igea aseguró que si no tienen su teléfono él está dispuesto a proporcionárselo.

Fernández Mañueco defendió que su Gobierno está “cohesionado” y que la adversidad les ha hecho trabajar como un equipo “perfectamente coordinado” y “sincronizado”, en el que cada uno sabía lo que tenía que hacer, que era -recordó- cumplir con su responsabilidad y ayudar a las titulares de Sanidad y Familia, Verónica Casado e Isabel Blanco, así como al vicepresidente.

De la misma forma el presidente indicó que las decisiones que se adoptan en el Consejo de Gobierno se toman por unanimidad y señaló que no han existido vetos por parte de los partidos que conforman el gabinete. “Trabajamos y tomamos decisiones pensando en lo mejor de las personas de Castilla y León. Otros están en lo suyo, la Junta en lo de todos”, afirmó.

Al hilo de esto, Francisco Igea indicó que es cierto que la crisis y el devenir de este año ha puesto de manifiesto la amistad, el compañerismo y la lealtad, por lo que dijo que solo tiene palabras de gratitud. “Siempre hemos sentido la lealtad, apoyo y amistad”, dijo y añadió: “No se lo que pasará cuando esta Legislatura acabe”, pero ahora agradeció en nombre de todos la excelente relación existente.

El presidente resaltó de Igea su “compromiso total”, su “capacidad de trabajo”, “energía” afrontar las dificultades y su apoyo personal en los momentos más duros. “Me he sentido respaldado por él y él por mí, esa unión es especialmente importante”, dijo. De todo el año, señaló que lo más dificil ha sido la pandemia y reconoció que la dimisión de Germán Barrios, exconsejero de Empleo e Industria, fue “dolorosa en lo personal”, pero destacó también el trabajo de su sucesora, Carlota Amigo.

Igualmente, Mañueco destacó el el “buen ambiente” y se mostró satisfecho con la acción de su gobierno. Francisco Igea destacó que han pasado una “dura” prueba, con meses de “angustia y zozobra”, en los que confió en haber estado a la altura. Sin embargo, señaló que en ningún momento, ha visto flaquear a los miembros de este gobierno, porque han dado lo mejor de sí mismos.

Finalmente, remarcó que han afrontado esta situación con “tensión, esfuerzo y entereza” y sobre todo con unidad., algo que remarcó se demuestra en tiempos de tormenta. “Este es un gobierno comprometido y leal”, dijo que ha cometido “errores”, pero que trabaja sin interés de partido.

Dejan para septiembre en manos del Diálogo Social un “elenco” amplio de políticas

El presidente de la Junta ha manifestado que deja para septiembre un “elenco” muy amplio de políticas, tanto en materia de vivienda, como de dependencia, competitividad empresarial, empleo o igualdad para abordar con los sindicatos y la patronal, miembros del Consejo del Diálogo Social.

En ese sentido, el presidente sostuvo que su Ejecutivo se sienta, dialoga, debate, acuerda y cumple los acuerdos alcanzados, como recordó ocurrió con el pacto de enero o el de medidas extraordinarias frente al Covid-19 de marzo.

De esta forma, Mañueco, que defendió la apuesta por el diálogo “sereno” y “fructífero” de su Ejecutivo, expresó su compromiso con el Diálogo Social, como “seña de identidad” de la Comunidad. De esta forma, remarcó que algunas medidas acordadas se están ejecutando y otras se están empezando a negociar para afrontar el futuro, si bien señaló que será necesario seguir cómo evoluciona la crisis sanitaria y sus consecuencias.

Por su parte, el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, insistió en que el dinero público es “sagrado” y que debe servir a los ciudadanos, no tapar la controversia, que por otra parte consideró positiva, puesto que a su juicio una sociedad o un gobierno sin crítica sería un “estanque dorado”.

Por tanto, Igea abogó por la evaluación de las políticas públicas, para lo que recordó se creará una agencia, pero consideró necesario analizar cómo han contribuido los fondos destinados al empleo a la inserción laboral, como los fondos que se destina, por ejemplo, a la difusión de la campaña de vacunación contra la gripe.

“El tiempo del voluntarismo puro y duro se ha acabado”, dijo el vicepresidente, quien añadió: “Queremos que el río fluya, progresar”. De esta forma, destacó como Mañueco que a partir de septiembre se hablará de nuevas líneas en materia de empleo, pero recalcó que también se debe ayudar a los autónomos y a los que han tenido que cerrar su negocio.

“Ese es el diálogo, no es siempre, yo siempre tengo razón, no es siempre un monólogo”, dijo Francisco Igea, quien aclaró que quien determina las bases es la Junta a partir de un “acuerdo de dinero”, y por tanto, cómo se cumple lo firmado. Así, defendió que las ayudas a los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) recogen los seis millones previstos y se destinan a los que más lo necesitan.

Finalmente, el portavoz de la Junta consideró que las críticas del PSOE sobre la ruptura del Diálogo Social indican que las cosas están cambiando en la Comunidad, mientras señaló que los socialistas siguen instalados en el “conservadurismo”.

Etiquetas
stats