La consejera de Sanidad de Castilla y León rechaza ahora Pfizer y prefiere Astrezeneca para la segunda dosis

La consejera de Sanidad, Verónica Casado. // Miriam Chacón / ICAL

Alba Camazón / elDiariocyl

La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, ha rechazado este miércoles que se inoculen la segunda dosis de Pfizer para los vacunados con AstraZeneca porque “contraviene las recomendaciones” de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la ficha técnica no se ha modificado, puesto que permite vacunar a los menores de 60 años.

“No está demasiado blindado científicamente que se puedan mezclar”, ha indicado Casado, que ha pedido ser “concordante” con los técnicos.

Casado fue la que provocó a primeros de abril la cascada de suspensiones de la administración de esta vacuna desarrollada en Oxford al tomar la decisión de suspenderla “por cautela”, que en el fondo terminó con la decisión de posponer la segunda dosis en los pacientes que ya habían recibido Astrazeneca.

Según ha calculado la consejera de Sanidad, hay 71.000 personas con una dosis de AstraZeneca en Castilla y León. Ahora dice que “si se inoculara la segunda dosis de Pfizer, esto pondría en claro riesgo el avance de la vacunación entre estos 71.000 vacunados”. Es decir, los 70.000 que han recibido Pfizer hace unas semanas y los nuevos grupos etarios que se esperaba vacunar en las próximas semanas. “Si se decidiera Pfizer yo necesito mañana 110 bandejas para las personas que llevan esperando más de 15 días y no las tengo. No hay vacunas suficientes para asumir esta posición”, ha recriminado Casado.

La consejera ha esperado a ver qué se decide esta tarde en el Consejo Interterritorial de Salud y ha planteado la posibilidad de llevarlo al Consejo de Gobierno este jueves. Algunas comunidades han apostado por que las personas que lo deseen reciban la segunda dosis de AstraZeneca con un consentimiento informado, ante lo que Casado no ha tomado posición clara, sino que ha apoyado que se planifique “adecuadamente”.

La consejera critica el estudio del ISCIII

Casado ha criticado el estudio elaborado por el Instituto de Salud Carlos III porque solo se ha probado en vacunados con una dosis de AstraZeneca o AstraZeneca y Pfizer, algo que “no sirve para dirimir cuestiones de seguridad” porque, además, la muestra ha sido de 600 personas, mientras que los trombos se han calculado en 6 o 10 personas por cada millón de vacunados. “Se necesita una muestra muchísimo más amplia para evaluar la seguridad”, ha apostillado Casado, que considera “evidente” que haya más inmunidad con dos dosis que con una sola de AstraZeneca. También ha apuntado que el informe del Instituto de Salud Carlos III ve “mayor nivel” de reacciones “leves y moderados” cuando se mezclan las vacunas.

La consejera de Sanidad ha reprochado también el cambio de criterio en el reparto de vacunas. Hasta ahora, se enviaban en proporción con la población vulnerable, algo que beneficiaba a las autonomías más envejecidas como Castilla y León, Aragón o Extremadura. Pero ahora se pasa a un reparto de dosis por porcentaje de población total.

Etiquetas
stats