La CHD cifra en 300 los trabajos de depuración pendientes de ejecución en municipios de León

S. Gallo / Ical

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) cifró hoy en alrededor de 300 las depuraciones “pequeñas y de bajo coste” que aún están pendientes de ejecutar en la provincia de León, cuyos proyectos se promueven desde el organismo de cuenca. “No queremos hacer grandes depuradoras complicadas de alto coste de mantenimiento que los ayuntamientos luego no pueden abordar”, explicó el comisario de Aguas de la CHD, Julio Pajares. “Hay metodologías y técnicas que, para estos tratamientos de pequeñas poblaciones, son los más adecuados” y que no solo está promocionando la CHD sino también el Gobierno y las autoridades europeas, explicó.

Pajares insistió en que la provincia de León cuenta en la actualidad con el 80 por ciento ejecutado en cuanto a carga contaminante, con lo que quedaría un 20 por ciento aún por llevar a cabo, en todos los casos en entidades locales y ayuntamientos pequeños. Por ello, el comisario de Aguas puntualizó que Europa puede sancionar por incumplimiento de las depuradoras mayores, aunque no a Castilla y León, donde las depuraciones en los municipios de más de 15.000 habitantes están finalizadas.

Sin embargo, los plazos previstos para los casos de los pequeños municipios “se ha pasado” y si se tardara una serie de años que “se considera que no son procedentes para terminar con esas depuraciones”, sería posible que se le pudiera abrir un expediente sancionador a España en esta materia.

De ello se habló en una jornada de carácter técnico que organizaron en León la propia CHD y la Diputación de León para dar a conocer a la administración local el estado actual de la normativa y perseguir una colaboración “entre todos” de una manera “coordinada” con el fin de conseguir que los cauces estén “en las condiciones tanto medioambientales como de uso y de apoyo a los sectores que intervienen en los aprovechamientos hidráulicos”, aspectos todos ellos enmarcados en una legislación “bastante complicada” en su mayoría procedente de la normativa europea.

Pajares incidió en que la normativa no tiene “una difusión adecuada” porque “parece que no tiene un interés como puedan tener otros temas” además de que los ayuntamientos, que muchos de ellos son pequeños, no disponen de medios técnicos y profesionales que “les ilustren un poco de estas cosas” y “se meten en los cauces haciendo actuaciones sin permiso que perjudican, no solo al medio, sino también a terceros”.

En relación a la limpieza de los cauces, que es uno de los aspectos que más críticas generan por parte de las entidades menores y pequeños ayuntamientos, Pajares reconoció que es una temática “complicada” aunque puntualizó que un ayuntamiento ribereño puede limpiar el cauce en su término municipal “sin ningún problema” y tan solo pidiendo una autorización y con una declaración responsable del propio ayuntamiento.

Por último, Pajares apostilló que en la web de la CHD está disponible toda la información para las administraciones locales que así lo necesiten y donde es posible acceder al sistema de cartografía de zonas inundables o datos como la información hidrológica en tiempo real. “Queremos que los ayuntamientos y entidades tengan esa información, la conozcan y presentársela en la debida forma, de manera que la puedan entender”, concluyó.

Etiquetas
stats