CCOO cree que la multa por los gusanos en la sopa sólo busca calmar la alarma social

Ical

CCOO sostiene que la multa que la Junta ha impuesto a Serunión -Sanción de 134.601 euros a las empresas por el caso de los gusanos en la comida escolar- intenta calmar la alarma social generada por la aparición de larvas de gusano en los menús escolares de seis centros de León y Segovia. El sindicato exigió una vez más la rescisión del contrato y que el Gobierno autonómico retome la gestión pública del servicio de comedores, según recoge un comunicado.

En ese sentido, la Federación de Enseñanza de CCOO de Castilla y León recordó que desde el inicio ha denunciado un “incumplimiento de los requisitos, estipulaciones y obligaciones de la concesión que perjudicaban los intereses de los beneficiarios del servicio” y que se trataba de un hecho “muy grave”. Además, consideró que la multa de 134.601 euros sólo supone una pequeña parte del presupuesto de los contratos que asciende a más de ocho millones.

Por ello, el sindicato consideró una “desfachatez” que después del “episodio alimentario” se ratificase la concesión a la empresa y, nada menos, que hasta el año 2017. Así, reclama que se rescinda la concesión de la gestión del servicio de comedores escolares a la empresa Serunión y considera, además, como lo hizo recientemente el Consejo Escolar de Castilla y León, que para garantizar la alimentación sana y equilibrada, se debería retomar la gestión pública del servicio y reabrir, para ello, las cocinas existentes en los centros.

Etiquetas
stats