Castilla y León registra uno de cada cuatro envenenamientos de fauna silvestre en España

Un milano real muerto por envenenamiento. / ICAL

Ical

Castilla y León registró casi uno de cada cuatro envenenamientos de fauna silvestre en España entre 2010 y 2015. En concreto, la Comunidad contabilizó 227 ejemplares afectados en 14 casos de envenenamiento, solo por detrás de los 245 de Canarias. En total, Ecologistas en Acción registró 54 casos en todo el país en el periodo de análisis, con 927 ejemplares afectados, una cifra que no incluye el suceso registrado en 140 colmenas.

Asimismo, el estudio 'Casos graves de envenenamiento de fauna silvestre en España, 2010-2015' pone de manifiesto, según la organización conservacionistas, que el uso de veneno en España sigue estando “muy extendido” y que las administraciones no están siendo “eficaces” para atajar un problema que está poniendo “en jaque” a muchas especies.

En ese sentido, Ecologistas explicó que el número de casos graves registrados se mantiene en una ratio similar a la del informe precedente, hecho para el periodo 2006-2009, si bien se contabilizaron un 80 por ciento más de animales afectados. Entre las especies en peligro más afectadas por el veneno destacó el milano real y el lobo ibérico, aunque fueron numerosos los casos que afectaron al águila imperial, el buitre negro y el buitre leonado, y “especialmente dañinos” los que afectan a especies tan escasas como el quebrantahuesos, el alimoche, la águila perdicera y el lince ibérico.

La organización censuró que el veneno, bajo un “discutido amparo legal”, se use para tratar presuntas plagas agrícolas como la de topillo campesino en Castilla y León. Además, destacó que varias autonomías, como la Comunidad y Castilla-La Mancha, siguen acumulando buena parte de los casos. Por el contrario, descendieron en Andalucía, Canarias o Aragón.

Los agentes tóxicos más habituales siguen siendo fitosanitarios como el aldicarb (en un 18,5 por ciento de los casos en el presente informe, mientras que en el de 2006-2009 alcanzó el 19,5 por ciento) y carbofurano (18,5 por ciento en 2010-2015 frente al 17 por ciento en 2006-2009), si bien descendió el empleo de cócteles de varias sustancias, pasando del 19,5 por ciento en 2006-2009 al 7,4 por ciento en el último informe.

Desde el punto de vista numérico, Ecologistas explicó que los casos más graves se detectaron en Navarra y en Castilla-La Mancha, aunque subrayó también la mortalidad asociada al uso a gran escala de bromadiolona en Castilla y León, con numerosos episodios de envenenamiento de diferentes especies que aparecen frecuentemente como casos dispersos en las estadísticas.

“El empleo de venenos como método letal e indiscriminado de control de fauna causa efectos devastadores sobre muchas especies sensibles y constituye un riesgo cierto para su supervivencia”, concluyó la organización.

Etiquetas
stats