Así son las nuevas cuotas de autónomos que ha aprobado el Consejo de Ministros

Un albañil. // Foto de Archivo

Laura Olías / elDiario,es

El Consejo de Ministros ha dado luz verde al real decreto ley con esta importante reforma que afecta a 3,3 millones de trabajadores por cuenta propia, que plasma el acuerdo alcanzado con las principales organizaciones de autónomos y los sindicatos y las patronales mayoritarias. Las nuevas cuotas en función de las ganancias de los trabajadores empezarán a aplicarse en enero de 2023 y se desplegarán poco a poco en los próximos nueve años. En 2025, la cuota mínima pactada será de 200 euros al mes y la de los trabajadores con mayores ingresos alcanzará los 590 euros mensuales, según recoge la tabla consensuada con los agentes sociales.

El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha comparecido en la rueda de prensa posterior al Consejo para explicar los cambios aprobados, que permitirá que “uno de cada dos autónomos” –es decir, alrededor del millón y medio de personas– tendrá acceso a una cuota más baja que la actual. Ahora, la mínima más común es de casi 300 euros (294 euros al mes).

“Tres de cada cuatro podrán pagar una cantidad igual que la actual o menor”, ha añadido Escrivá, lo que tendrá un “componente de género”, ya que ha destacado que alcanza a muchas mujeres, y también “de edad”, con una incidencia muy importante entre los jóvenes. Por otro lado, algo menos de un millón de autónomos pagarán más, aquellos que tienen ganancias por encima de los 1.700 euros al mes.

A falta de la publicación del decreto en el BOE, que contendrá todos los detalles y la letra pequeña para algunas situaciones particulares, a continuación resumimos algunas preguntas y respuestas sobre el nuevo modelo de cotización y protección social.

¿En qué consiste la reforma?

Hasta el momento los trabajadores autónomos podían elegir cuánto cotizar a la Seguridad Social, al contrario que los asalariados que cotizan un porcentaje de los salarios en sus nóminas. Esta situación provocaba que alrededor del 85% de los trabajadores cotizara por la mínima posible.

La reforma ahora aprobada, que se aplicará de manera progresiva, supondrá que los autónomos también coticen en función de lo que ganan, según la referencia que se ha denominado popularmente los “ingresos reales” y que en la legislación se define como “rendimientos netos”.

¿Cuándo comienzan las nuevas cuotas?

El nuevo sistema empezará a funcionar el próximo año, desde enero de 2023, pero se desplegará poco a poco en “un máximo de nueve años”. El Gobierno ha pactado con los agentes sociales y los colectivos de autónomos unas tablas transitorias de cotización según 15 tramos de ingresos reales, que contienen las cuotas mínimas que se aplicarán en 2023, 2024 y 2025 en cada tramo.

A partir de entonces se seguirá desplegando la reforma poco a poco, para lo que habrá evaluaciones cada tres años entre el Gobierno y los agentes sociales, hasta culminar –como tarde– en 2032. Para esa fecha, las cuotas se definirán aplicando el porcentaje resultante de todos los tipos de cotización (contingencias comunes, profesionales, cese de actividad, etc.) a los rendimientos netos del trabajador. Como ocurre con los asalariados, habrá una base mínima y una máxima, que limitan las aportaciones a la Seguridad Social.

¿Hay que pagar la cuota mínima del tramo o puedo cotizar más?

A partir de 2023, los trabajadores por cuenta propia deberán situarse en alguno de los tramos de rendimientos netos, según sus previsiones, y cotizar en función de esas ganancias. Los autónomos podrán cotizar según la base mínima establecida para dicho tramo, de la que resultan las cuotas mensuales que figuran en la tabla pactada, o de la más elevada de ese tramo.

Por ejemplo, si el tramo de rendimientos netos es el de 2.030 a 2.330 euros al mes, el autónomo podrá cotizar según la base mínima que se establezca para este tramo (que supone una cuota de 320 euros mensuales en 2023) y hasta la base máxima para ese tramo (que suponen una cuota de 230 euros al mes).

¿Qué “ingresos reales” se tienen en cuenta para cotizar?

Los “ingresos reales” quedan definidos formalmente en el decreto como los “rendimientos netos” anuales del trabajador. Estos se calculan tomando en cuenta los ingresos del autónomo fruto de sus actividades, menos los gastos deducibles por esta.

Además, a los gastos deducibles que define Hacienda el autónomo podrá restar un 7% adicional (3% en caso de ser societario) de “deducción por gastos genéricos” que el Ministerio de la Seguridad Social añadió para aquellos gastos difícilmente justificables.

__Continúa leyendo el artículo en elDiario.es para tener respuestas a otras dudas sobre la tarifa plana o el paro de autónomos

respuestas a otras dudas

Etiquetas
stats