Aniceto Pérez Abril, el hombre del ferrocarril que alcanza los cien años de hierro

Aniceto Pérez Abril, el ferroviario nacido en Campo de Villavidel que alcanza los cien años de vida.

Redacción ILEÓN

En el asilo de la Residencia de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados de León ha habido nueva fiesta de un cumpleaños redondo y meritorio, el de Aniceto Pérez Abril, antiguo ferroviario al que una salud de tan hierro como las vías de los trenes le ha permitido divisar el siglo de vida.

Nacido en la localidad de Campo de Villavidel en 1924, a las orillas del río Esla, pronto llegó a la ciudad de León, donde le cogió en inicio de la Guerra Civil estudiando Cerrajería en la Fundación Sierra Pambley.

Posteriormente, ingresó en la recién nacida compañía ferroviaria Renfe, donde trabajó durante décadas mientras compaginaba con su actividad comercial en la distribución de electrodomésticos.

En León capital vivió uno de sus hitos vitales más emotivos, cuando conoció a Mercedes Rodríguez, con la que formó una familia. Permanecieron casados durante casi 70 años. Sus dos dos hijas, Cristina y Mari Carmen, nietos y biznietos, han disfrutado durante largo tiempo de la gran longevidad de la pareja.

Desde hace ocho años, Aniceto vive en la Residencia de la Hermanitas de los Ancianos Desamparados en el barrio leonés de La Chantría, donde ingresó con Mercedes, ya fallecida. Desde entonces, disfruta de los cuidados y cariño de todo el personal y los residentes.

Con motivo de su centenario, se celebró una misa homenaje, y bailes y música para los residentes compañeros de Aniceto, en una exaltación del cariño y los cuidados a los mayores. No faltaron el cariño de las hermanas, el personal y colaboradores, así como los familiares de los residentes, para ayudar a Aniceto a soplar las cien velas que alcanza su vida.

Etiquetas
stats