Aeropuerto de la Virgen del Camino o la crónica de un abandono anunciado

José López Méndez

En días pasados he tenido ocasión de darme una vuelta por el nuevo Aeropuerto de León y me he quedado entristecido tras presenciar el panorama desolador que se alzaba ante mis ojos. Era domingo, aproximadamente las cuatro de la tarde, y cuatro personas, no más, ocupaban una de las mesas de la cafetería, haciendo, supongo, lo que yo, visitar la amplia estancia, tomar un café, y comprobar la cruda realidad de un Aeropuerto, ultramoderno, espacioso, impoluto, pero, eso sí, desértico.

A los leoneses se nos ha venido achacando desde tiempo inmemorial el sempiterno vicio del victimismo y, aunque en ocasiones, sea injusto el calificativo, poco hacemos por desterrarlo con obras que, como dice el refrán, son amores y no buenas razones. Decía Unamuno: “ que inventen ellos” que aquí podríamos parafrasear, diciendo: “que otros nos saquen las castañas del fuego”. Esta reflexión es producto de la observación de un leonés que viene siendo testigo, desde los años 70, de los distintos avatares de la ciudad. Solo hay que tirar de hemeroteca para recordar los lamentos que exhalaban en los medios de comunicación de entonces las elites empresariales y políticas y que han venido repitiendo año tras año, achacando el retraso de esta provincia a la ausencia de infraestructuras. “Los empresarios no pueden invertir en León”, decían, “porque carecemos de buenas vías de comunicación”. Ahora, producto de grandes esfuerzos presupuestarios, contamos con un excelente Campus universitario, una buena red de Autopistas, Madrid a menos de tres horas en tren, un Aeropuerto de primer nivel y otras obras de no menor importancia como el Inteco, Ciuden, etc. y, sin embargo, sigue primando la apatía y la falta de protagonismo activo de quienes más deberían estar interesados en el despegue de León, tanto creando tejido empresarial como apostando por dar contenido a infraestructuras de alto coste económico.

La Plataforma ciudadana “Más vuelos, más futuro para León”, integrada por ciudadanos anónimos que están dedicando su precioso tiempo y esfuerzo, de forma absolutamente altruista, a sensibilizar a la sociedad leonesa respecto a la necesidad de dar viabilidad a una obra, que se nos muere casi antes de echar a andar, ya han recogido nada menos que 40.000 firmas de los leoneses.

¿A qué espera la Federación Leonesa de Empresarios, el Círculo Empresarial, León Gótico, gremio de hostelería, agencias de viajes y demás entes directamente afectados para implicarse activamente y exigir, de una vez por todas, a los gestores públicos de La Junta, Diputación, Ayuntamiento de León, Ponferrada, San Andrés y resto de Municipios, etc. la remoción de obstáculos que posibilite vuelos de bajo coste en el Aeropuerto de León e impedir que una obra que cuenta con los estándares de aeropuerto de primer nivel, quede relegado a figura decorativa?

Siendo conscientes de la grave crisis económica que nos asola, aún así creemos que en León existe una potencial demanda de vuelos de entidad suficiente para mantener el Aeropuerto activo y con eficiencia de mínimos, - lo acreditan informes como el del Profesor Julio Lago de la Universidad de León y las miles de firmas recogidas- pero a precios competitivos que la Junta de Castilla y León y resto de entes públicos implicados, al parecer, no están dispuestos a impulsar, por razones que se desconocen, eso sí, salvo que se trate del Aeropuerto de Valladolid en el que, al parecer, según las últimas noticias, se tiene la idea deliberada de concentrar todo el tráfico aéreo de la Comunidad.

¡Para este viaje, créanme, no hacen falta alforjas!

José López Méndez, es miembro de la Ejecutiva Provincial del Sindicato U.S.O. que apoya la Plataforma ciudadana “Más vuelos, más futuro para León”.

Etiquetas
stats