El administrador concursal se hace cargo Evergráficas para gestionar el proceso de liquidación

Miriam Chacón / ICAL Protesta de los trabajadores de Everest en las Cortes en Valladolid.

S. Gallo/Ical

Los trabajadores de Evergráficas, la sección de taller de Everest, mantuvieron este martes una reunión con los administradores concursales y la dirección de la empresa en una primera toma de contacto en la que se les ha comunicado de manera oficial que desde el pasado 27 de marzo se encuentran en situación de un concurso de acreedores. Desde hoy será entonces un administrador concursal quien dirija el proceso de liquidación en el que se encuentra inmerso esta división de Everest, con la pérdida de trabajo para sus 80 trabajadores.

A partir de ahora, las partes mantendrán reuniones en las que se analizará la deuda que se mantiene, que en el caso de los trabajadores asciende a siete pagas así como a un cuarto de una octava nómina. El presidente del comité de empresa, Enrique Reguero, explicó que hay un reconocimiento de la deuda y se abonará a los trabajadores, aunque recordó que también se tienen pagos pendientes con Hacienda, con la Seguridad Social y con los proveedores.

Además, el proceso de extinción está declarado por el juez, con lo que los 80 trabajadores de está sección “se irán a la calle”, además de que el consejo de administración de Evergráficas “está apartado de sus funciones” y esta división en manos del administrador concursal. Si se acepta un ERE de extinción por parte de los trabajadores se calcula que se podría recibir la cantidad adeudada en un plazo aproximado de dos meses, un tiempo que se alargaría en el caso de acudir a un ERE de suspensión.

Mientras tanto, continúa la huelga de carácter indefinido que los trabajadores comenzaron el pasado 9 de marzo, y se sigue a la espera de una reunión con la Dirección para conocer el futuro de las otras dos divisiones de Everest, la editorial Everest y Everest distribución. El futuro parece que será similar al de los trabajadores de Evergráficas, aunque por el momento no se está “tocando” la parte de la distribución, dado que hay pedidos pendientes y se augura que se intentará que los trabajadores de esta sección vuelvan a sus puestos para que pueda cumplirse con estos encargos. Sin embargo, los piquetes anuncian que mantendrán su presencia para conseguir un máximo seguimiento del paro.

La siguiente medida de protesta, como ya anunció ayer el comité de empresa, tendrá lugar este próximo jueves, cuando un trabajador de Everest comenzará el Camino de Santiago en bicicleta para recaudar fondos para la caja de resistencia a través del apadrinamiento de kilómetros.

Etiquetas
stats