Actualidad Actualidad
Actualidad

DESASTRE MEDIOAMBIENTAL

La Sierra de la Culebra en llamas: el incendio nivel 2 arrasa ya 20.000 hectáreas y toca 24 pueblos

Es ya el incendio más grave de la historia de Castilla y León y uno de los peores que se ha registrado nunca en España.

Bomberos forestales de las Brif Tabuyo en el incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora, esta madrugada. // Brif Tabuyo
Bomberos forestales de las Brif Tabuyo en el incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora, esta madrugada. // Brif Tabuyo
ILEÓN / ICAL | 18/06/2022 - 09:47h.

El incendio forestal de la Sierra de la Culebra en Zamora, que continúa en nivel 2, se convierte en el peor de la historia de Castilla y León y en uno de los peores que se ha registrado en España. Según el primer balance de la Junta este sábado publicado en la cuenta de Twitter de Naturaleza Castilla y León, el canal por el que se está trasladando a cuentagotas la información, las llamas han arrasado ya cerca de 20.000 hectáreas de castaño, pino de repoblación y monte bajo, han obligado a desalojar a un millar de personas de 24 pueblos, si bien algunos ya han podido volver a sus viviendas, corta una carretera nacional y suspende el tráfico ferroviario del AVE Orense-Zamora de la línea Madrid-Galicia a causa de la densidad del humo, además de dejar dos trenes parados en Otero de Sanabria y Tábara.

Renfe "está gestionando un servicio alternativo por carretera" para facilitar la movilidad de los clientes de la línea afectada. La empresa pública indicó que está informando a través de todos sus canales de comunicación y atención al cliente de la situación del trayecto, que permanece interrumpido entre Madrid y Galicia.

De esta manera, y siempre según traslada la Junta por Twitter, los vecinos de los siete pueblos de Boya, San Pedro de Herrerías, Cabañas de Aliste, Mahíde, Pobladura Aliste, Torres de Aliste y Palazuelo de las Cuevas han podido ya regresar a sus domicilios porque "la situación está más tranquila en estos municipios y las llamas no están cerca".

En cambio, los de Villardeciervos, Villanueva del Valrojo, Ferreras de Arriba, Ferreras de Abajo, Codesal, Cional y Flechas de Aliste tendrán que continuar desplazados y reubicados por el momento. Los últimos que se han tenido que sumar a esta triste lista son Otero de Bodas, cerca de la una del mediodía del sábado, los de Olleros de Tera, Calzadilla de Tera y Pumarejo de Tera a primera hora de la tarde y Pumarejo de Tera y Juquera de Tera pasadas las siete y media. Una hora después, se evacuaba a los vecinos de Villar de Farfón, Vega de Tera, Milla de Tera y Melgar de Tera.

"Estamos centrando los esfuerzos en la zona de Ferreras de Arriba, Ferreras de Abajo y  Otero de Bodas, que está generando mucha preocupación. Hemos desalojado Otero de Bodas y evacuado a sus habitantes a Camarzana de Tera. Hemos esperado hasta el último momento, conscientes de la dificultad que supone que la gente tenga que irse de su casa pero cuando las llamas se acercan y el humo no te deja respirar, hay que tomar la decisión como medida de seguridad y prevención", señaló, en declaraciones a la agencia Ical, la delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Clara San Damián.

"Después de una noche de tanta incertidumbre, en los municipios de la zona sur de Aliste, desde Boya hasta Sarracín, comprobamos a través de un vuelo, que no había puntos calientes, decidimos desde el Cecopi y el Puesto de Mando Avanzado que podían volver a sus casas con seguridad. Casi todas las personas que estaban alojadas en Alcañices", añadió.

San Damián Hernández hizo hincapié en la "complejidad" de los trabajos para extinguir un incendio que se comporta de forma "errática y cambiante" y apostilló: "Es muy difícil y todas las decisiones se orientan, en primer lugar, a garantizar la seguridad de las personas. El fuego avanza por donde empezó todo, en Ferreras de Arriba y Ferreras de Abajo. Se calmó pero vuelve a estar ahí el punto más caliente. Es un incendio que da bandazos y que está obligando a los medios de extinción a hacer un esfuerzo impresionante", destacó.

Las condiciones meteorológicas con rachas de viento de entre 40 a 70 kilómetros por hora, no solo no ayudan a las labores de extinción sino que las están dificultando mucho para los más de 500 profesionales y 111 medios de la Junta de Castilla y León, el Gobierno, la Unidad Militar de Emergencias (UME) y las Comunidades de Galicia, Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Cantabria que están desplegados sobre el terreno.

Las llamas han saltado el embalse de Nuestra Señora de Agavanzal e hicieron peligrar la integridad de personas y bienes, pero gracias a la rápida intervención de la Guardia Civil se logró rescatar a cinco personas que todavía seguían en un pueblo antes de tener que lamentar daños personales.

Otra de las dificultades añadidas del suceso es la cantidad de focos activos que tiene de manera simultánea. Uno de los que más preocupaban anoche obligó a cortar la carretera N-631, que une la nacional N-630 a la altura del embalse de Ricobayo con la N-525 en las cercanías de Rionegro del Puente, y a realojar en Benavente a los vecinos de Ferreras de Arriba y Ferreras de Abajo.

Por lo que se refiere a las otras carreteras afectadas, están cortadas la ZA-912, hasta el punto kilométrico 13,000; la ZA-P-2639, de la N-631 a Sagallos, y la ZA-P-1407, de la N-631 a Sarracín de Aliste, según confirmaron fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Zamora.

La noche ha sido larga y dura, sin que pudieran trabajar los medios aéreos para atajar las llamas desde el aire. Se han unido al turno de mañana a primera hora para dar el relevo a los compañeros.

Al parecer, el fuego tiene hoy menos virulencia y la altura de las llamas ha disminuido en algunas zonas con respecto a los días anteriores. No obstante, están trabajando 29 agentes medioambientales, 18 técnicos, 40 autobombas, 8 bulldozer, 36 cuadrillas, 20 helicópteros, un avión de coordinación de la Junta y otro del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco), que aporta además dos aviones anfibios.

Los vecinos, asustados y diseminados por diferentes emplazamientos

"La cabecera, en los caminos de concentración de Codesal, ya está controlada, después de haber quemado todo. Si sigue, es del otro lado de la Sierra, por San Pedro de las Herrerías", indicó a Ical el alcalde de Manzanal de Arriba, Nazario Castedo.

"Lo que no puede ser y no se entiende es que te tengas que marchar del pueblo y quede abandonado. Yo me quedé para estar pendiente, por si saltaba una chispa. La gente dice que ha habido cierto descontrol y he percibido desánimo. Gracias al desbroce y caminos bien cuidados en Codesal se ha podido parar el fuego en esta zona, en la cabecera", añadió

"Estamos muy cansados. Anoche tenía 216 llamadas. Vengo de hacer algunas gestiones y voy para Camarzana de Tera a informar a los vecinos de cómo está todo. A ver si nos dejan mover porque la gente está como loca por volver a casa, ver cómo está todo y atender a los animales", explicó a Ical el alcalde de Villardeciervos, Lorenzo Jiménez.

En Benavente, la noche fue "complicada", ante la perspectiva de la llegada de personas desplazadas por el incendio. "Estuvimos recibiendo gente hasta pasadas las doce de la noche. Llegaron tres autobuses medio llenos. La mayor parte de la gente desplazada llegó con sus propios vehículos, procedentes de Ferreras de Abajo y Ferreras de Arriba", indicó a Ical el concejal de Seguridad Ciudadana, Deportes, Comunicación, relaciones Institucionales y Administración Interior, Fernando Marcos.

"Se habilitó el pabellón municipal de Los Salados y estaba preparado el de Los Sauces, aunque no hubo que utilizarlo, ya que solo fue necesario habilitar un centenar de camas,  dentro del operativo coordinado por Protección Civil de Benavente, Laguna de Duero en Valladolid y Cruz Roja Española en Zamora", apuntó.

Algunas personas de edad avanzada o que presentaban alguna discapacidad fueron trasladadas al Hotel Villa de Benavente. "La solidaridad es tremenda. Todas las peñas de Benavente querían llevar comida pero les pedimos que no lo hicieran, por el momento", comentó Marcos.

Tercer día en nivel 2, sin peligro alto de incendios

El incendio forestal se declaró el miércoles 15 de junio, en los términos municipales zamoranos de Riofrío de Aliste y Ferreras de Arriba, con varios focos provocados por los rayos de una tormenta. A las pocas horas, las 2.00 de la madrugada se declaraba el nivel 2 de peligrosidad de Infocal.

La falta de medios autonómicos al no estar todo el operativo en marcha pese a la ola de calor ha provocado críticas a la Junta de Castilla y León, que mantiene la declaración de nivel medio de incendios estos días.

Peor que el incendio de Navalacruz (Ávila) del año pasado

El incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora está a punto de ser ya peor que el de Navalacruz (Ávila) del año pasado que en 12 días hizo arder 22.000 hectáreas, que lo convirtieron en el incendio más grave desde que el Gobierno cedió las competencias a las comunidades en 1984.

También fue un incendio con un origen fortuito, en este caso por un vehículo que comenzó a arder. Las llamas se propagaron rápidamente y llegaron a afectar a una decena de pueblos que tuvieron que ser evacuados por la propagación del fuego que carbonizó un perímetro de 130 kilómetros de sierras y valles.

INFORMACIÓN EN CONSTANTE ACTUALIZACIÓN

publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Deja tu comentario
publicidad
publicidad